27 may. 2024

Adicción a los videojuegos, señales de alerta y medidas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó en 2019 el trastorno por uso de videojuegos dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE). Este organismo denunciaba que el uso sin límites de este tipo de juegos, tanto en línea como fuera, puede llevar a comportamientos adictivos.

Según la OMS, las personas que sufren este trastorno pueden mostrar un deterioro en el control del juego e incluso anteponerlo a otros intereses y actividades de la vida diaria. En los casos más graves, puede afectar otras esferas de la vida personal, ya sea en el colegio, en el trabajo o en la relación con familia y amigos.

Más de 2.000 millones de personas juegan a videojuegos en todo el mundo y, de estas, se calcula que un 3% son adictos a los videojuegos, según un estudio del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos con datos de diferentes países. Por otro lado, más de la mitad de la población en Estados Unidos (59%) y un poco menos de la mitad en Europa (48%) juegan a videojuegos. Los datos indican que este trastorno afecta tanto a menores como adultos. Los estudios también muestran que los hombres se enganchan más fácilmente a los videojuegos en línea, mientras que las mujeres prefieren los juegos en aplicaciones para móvil.

Videojuegos, un problema. La sicóloga clínica Marian Piñánez advierte sobre el uso excesivo del videojuego en niños y adolescentes, afirma que se convierte en adicción cuando la conducta domina la voluntad y genera dependencia. “Durante esa situación el niño pierde el control sobre la frecuencia, la intensidad y duración del juego. Además los juegos pasan a tener prioridad sobre otros intereses de la vida y actividades diarias”, explica la profesional.

Cuando esa conducta se mantiene trae consecuencias negativas como por ejemplo, pérdida del interés en aficiones o actividades que antes eran muy importantes, cambios en el peso, alteraciones en el estado de ánimo, irritabilidad, ira y nerviosismo, problemas del sueño y cuadros de ansiedad, estrés o depresión.

¿Qué hacer en estos casos?

Muchos padres muestran su preocupación porque sus hijos pasan muchas horas con los videojuegos. La sicóloga indica qué pueden hacer los padres ante esta difícil situación.

-Limitar las horas de juego. “Un chico entre 9 a 12 años debería de jugar máximo hasta dos horas por día. Es importante que tengan horarios de sueño y alimentación”.

-Interiorizarse sobre el tipo de juego de los chicos y monitorearlos.

-Es fundamental que los chicos hagan deportes o actividades físicas.

-Compartir con los niños el mundo de los videojuegos y jugar con ellos pero estableciendo los límites de tiempo sin prohibir la utilización.

-No es recomendable utilizar a los videojuegos como premio o castigo.“Si ves a tu hijo que se frustra porque perdió en un videojuego poner en palabras sus emociones, dialogar con él”, sostiene y finaliza que es necesario implementar otros tipos de juegos y actividades en el día.

Preocupante. El uso excesivo del videojuego puede llevar a conductas adictivas. Una especialista propone medidas a tener en cuenta.

Señales de alarma

Por su parte, la sicóloga explica que hay una serie de señales de alarma para que los padres tengan en cuenta si sus hijos están enganchados a este tipo de juegos:

  • Tristeza o ira por apagar el juego.
  • Problemas para comer, dormir e incluso para ducharse.
  • Bajo rendimiento en el colegio.
  • Una mala relación con los padres.
  • La conducta de juego interfiere gravemente en las actividades diarias.
  • Cuadros de ansiedad, estrés o depresión.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.