25 feb. 2024

Adalberto cumple año en Arzobispado apuntando al diálogo social amplio

Con un enfoque más social, denunciando constantemente la falta de políticas públicas que hacen perpetuar la inequidad, el cardenal Adalberto Martínez Flores, cumplió un año al frente del Arzobispado de Asunción, territorio que –como el mismo lo definió– es caja de resonancia donde se sienten y se visualizan los grandes y graves problemas sociales, políticos y económicos que padece la nación.

Bajo su lema episcopal Que todos sean uno, el metropolita trabaja en su principal misión como articulador: ‘‘Un diálogo social amplio que apunte a un pacto social y político, amplio e incluyente’’.

Adalberto tomó posesión de la Arquidiócesis el 6 de marzo de 2022. El papa Francisco lo había designado arzobispo metropolitano el 17 de febrero de ese mismo año. ‘‘El Paraguay necesita con urgencia signos de esperanza de quienes tenemos responsabilidad ante la sociedad. La Iglesia católica no puede defraudar la gran confianza que deposita en ella la ciudadanía’’, dijo en su primer discurso en la Catedral.

Al día siguiente de este acto, en el contexto de la marcha nacional campesina, el arzobispo recibió en su oficina a referentes de las distintas organizaciones que cada año visibilizan la situación del campo. Posteriormente visitó a los indígenas que acampaban en las plazas y a las familias damnificadas asentadas frente a la Catedral.

Entre sus primeras obras se encuentra la creación de la Pastoral Indígena Arquidiocesana y la reactivación del albergue San Roque González de Santa Cruz.

Sobre el primer año de su misión, el cardenal dijo, en su última entrevista con ÚH, que desde el inicio de su misión como arzobispo metropolitano se ha propuesto pensar en un proyecto serio para el saneamiento moral de la Nación.

“Si no enfrentamos como sociedad la corrupción, el crimen organizado y la impunidad, no podremos superar las situaciones problemáticas que debilitan las instituciones del sistema democrático, ponen en riesgo la República y mantienen postrado al país”.

Como presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) y a la vez arzobispo, Adalberto unificó el discurso de la Iglesia Paraguaya hacia una dirección de prioridades ante los problemas que día a día vive la población.

Por eso, afirmó que inmediatamente después de las elecciones, la Iglesia ve la necesidad de un diálogo social amplio que apunte a un pacto social y político, amplio e incluyente, para impulsar acciones que ayuden a superar aquellos problemas estructurales que impiden la realización del bien común y, por consiguiente, el acceso a servicios públicos de calidad, en educación, salud, vivienda, empleo digno, seguridad, entre otros.

‘‘Si no enfrentamos como sociedad la corrupción, el crimen organizado y la impunidad, no podremos superar las situaciones problemáticas que debilitan las instituciones del sistema democrático, ponen en riesgo la República y mantienen postrado al país’’, señaló.

El problema de la tenencia y propiedad de la tierra, y la situación de las comunidades indígenas y campesinas bajo amenaza de desalojos, el problema de la adicción de adolescentes y jóvenes así como la violencia contra las mujeres, los feminicidios, el abuso infantil, la preocupación por la migración de los paraguayos y la realidad de las familias que pasan hambre son temas que constantemente el cardenal aborda en su homilía.

‘‘A un año de haber recibido la asignación de su Santidad

como arzobispo metropolitano pido a Nuestra Señora de la Asunción, patrona del Paraguay que reine la paz en esta Nación agobiada por la violencia y que no perdamos la esperanzada ¡Estemos unidos y en oración!’’, tuiteó el purpurado.


Nos hemos propuesto pensar en un proyecto serio para el saneamiento moral de la nación.
Card. Adalberto Martínez,
arzobispo.

Pido a Nuestra Señora de la Asunción que reine la paz en esta nación agobiada por la violencia y que no perdamos la esperanzada.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.