País

Abogado de Línea 18 tilda a Ruiz Díaz de extorsionador

 

La regulada del transporte público llevada adelante por Cetrapam, constituye un hecho punible penal, señaló César Martínez, apoderado de la Línea 18 Boquerón (rojo).

“Con esto que realizaron (las reguladas sin aviso) se configura el sabotaje y la perturbación de un servicio público. Ellos son permisionarios que alquilan un recorrido, no son dueños. Y este es un servicio de carácter indispensable”, disparó el abogado de la empresa cuyo retiro de circulación es solicitado por Cetrapam por operar -a su criterio- de manera ilegal.

Al anunciar la medida y el propósito que es cobrar subsidio, el titular de la Cetrapam “está incurriendo en tres delitos; el sabotaje, la perturbación del servicio público y la extorsión a un organismo del Estado”, desglosó Martínez.

Comentó que los referentes de la empresa Boquerón estuvieron ayer en la Fiscalía General del Estado conversando con la titular de dicha entidad sobre la situación. “Al decir (Ruiz Díaz) lo que estaba haciendo, o sea, reguladas y que tuvo un impacto patente en toda el área metropolitana, deja de ser un representante de los transportistas y pasa a ser un cabecilla de los delincuentes”, enfatizó. Lo calificó como extorsionador.

Con relación a lo que concierne a la Línea 18 Boquerón, expresó que no existe deuda alguna con el Banco Nacional de Fomento. Admitió que sí existe una deuda con el IPS. “Son cuentas por contratos que no se dieron de baja, no porque no se esté pagando un servicio. Falta una actualización de datos”.

Denunció además que el empresario de Cetrapam cobra subsidios por más vehículos de los que realmente tiene. “Como yo vengo denunciando eso, ellos piensan que apartado del sistema de transporte seré un problema menos. Y es al revés”, señaló. Aseveró que no tiene acciones en la firma 18 Boquerón.

Sobre la situación de la línea 18, anunció que recurrirán si es necesario a instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, atendiendo a la falta de credibilidad que les generan las instituciones del Estado.

Dejá tu comentario