Editorial

25N: Falta más acción del Estado para acabar con violencia machista

Paraguay cuenta con una Ley de Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de Violencia desde el año 2016, y ha logrado la tipificación del feminicidio como una forma extrema de violencia. En el plano de la legislación se ha logrado avanzar, no así en la realidad cotidiana. Cada 25 de noviembre Paraguay se suma a la recordación del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, establecido en 1999 por las Naciones Unidas. La violencia este año les ha costado la vida a 28 mujeres, ellas son un recordatorio de todo lo que falta para erradicar esta cultura de violencia machista. También es un llamado de atención para el Estado paraguayo, que debe redoblar esfuerzos para que cada mujer en este país pueda desarrollar una vida plena, digna, vivir en un ambiente seguro y con el respeto de sus derechos.

28 mujeres muertas en casos de feminicidio representan algo más que solo cifras, y son algo más que olvidados expedientes en una oficina de justicia. Son un permanente recordatorio de un fracaso no solo de las instituciones del Gobierno sino de toda la sociedad.

Cada acto de violencia que termina con la vida de una mujer es un poderoso llamado de atención para las autoridades, y para todos aquellos, funcionarios e instituciones, que tienen la responsabilidad de mejorar los protocolos que pueden lograr evitar que las mujeres sufran por la violencia.

El objetivo de la recordación de cada 25 de noviembre es el de concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de vivir en una sociedad igualitaria y libre de violencia de género. La violencia contra mujeres es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo, dice un documento de la ONU y señala que la violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas.

De acuerdo con los datos de la organización, casi 1 de cada 3 mujeres ha sufrido abusos a lo largo de su vida. Y el enunciado de que, en tiempos de crisis las cifras aumentan, es algo que lamentablemente se pudo comprobar durante la crisis por el Covid-19. Es así que un nuevo informe de ONU Mujeres, basado en datos de 13 países desde la pandemia, recoge que 2 de cada 3 mujeres padecieron alguna forma de violencia, o conocían a alguna mujer que la sufría. Lamentablemente, solo una de cada diez dijo que recurriría a la policía en busca de ayuda.

La Organización Mundial de la Salud también baja línea sobre el tema, y en ese sentido señala con informes que la violencia contra la mujer continúa siendo un problema generalizado y devastador, y que se empieza a sufrir a edades muy tempranas, y que el dato: una de cada tres mujeres sufre violencia física o sexual, se ha mantenido estable a lo largo de los últimos diez años.

A nivel local, el Observatorio de Violencia del Ministerio de la Mujer reporta un total de 28 feminicidios en lo que va del 2021, que dejaron a su vez 46 niños huérfanos; también se reportan otros 19 que fueron tentativa de feminicidio. En cuanto a las llamadas al número 137 SOS Mujer, se recibieron cerca de 8.000 comunicaciones para denunciar algún tipo de violencia.

El Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, conocido también como Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, debería servir para concienciar a la ciudadanía y para que el Estado formule políticas públicas sobre el valor esencial del respeto a la vida y la dignidad de las mujeres.

Para alcanzar la meta de terminar con todo tipo de violencia, la sociedad asimismo debe tener siempre muy presente las causas de la violencia contra la mujer, y estas son: el machismo, el sexismo y la sociedad patriarcal que le concede al hombre todos los privilegios y el poder, dejando a las mujeres en una postura de vulnerabilidad. Ese es uno de los principales desafíos, la construcción de una sociedad libre de violencia, igualitaria y democrática.

Dejá tu comentario