02 mar. 2024

2022 cierra con suba de 35% en tasas de tarjetas de crédito

El Banco Central del Paraguay (BCP) comunicó recientemente los topes de tasas de interés que pasarán a regir para el segmento de las tarjetas de crédito en el mes de diciembre de 2022. En ese sentido, el máximo establecido en moneda nacional fue de 18,31%, que se constituye como una cifra histórica en los registros posteriores a la puesta en vigencia de la Ley de Tarjetas y significa la referencia más elevada de todo el año.

A su vez, este número se traduce en un incremento de alrededor de 35% con relación al techo que se había establecido a inicios de este año, en el mes de enero (ver infografía). Cabe recordar que los topes para los plásticos emitidos por los bancos, las financieras y cooperativas se fijan con base en la Ley 5476, vigente desde el año 2015, que señala en su artículo 9 que los intereses aplicables por el uso de la tarjeta de crédito no podrán exceder tres veces el promedio de las tasas pasivas vigentes en el mercado.

La tendencia de incremento de las tasas no se da solamente en el segmento de las tarjetas, sino que este se ve reflejado en todos los productos crediticios y de inversión que ofrecen las entidades financieras, una dinámica que va de la mano con el agresivo incremento de la tasa de política monetaria del Banco Central del Paraguay (BCP), que se elevó para combatir los elevados niveles de inflación que se registraron desde finales del 2021.

usuraria. Por otra parte, la banca matriz también dio a conocer que la tasa máxima de interés que podrán establecer los bancos y las financieras por los créditos (tasa usuraria) será 30,26% en moneda local y 11,29% en moneda extranjera para las operaciones a realizarse en diciembre de 2022.

Tanto en el caso de las operaciones en guaraníes como en el de las transacciones en moneda extranjera, el límite fijado para el último mes del año se ubica levemente por debajo de la referencia de enero.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.