7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
sábado 12 de noviembre de 2016, 02:00

Yhú, la historia reencontrada

Por Andrés Colmán Gutiérrez – Twitter: @andrescolman
Por Andrés Colmán Gutiérrez

La historia que me enseñaron en la escuela aseguraba que mi querido pueblo natal Yhú fue fundado en 1904 por un terrateniente español llamado Daniel García. Ese fue el dato con el que celebrábamos los actos y las fiestas oficiales, con lo cual tendríamos apenas poco más de un siglo de edad.

Grande fue mi sorpresa cuando después leí algunos relatos históricos de la Guerra de la Triple Alianza, que mencionan la existencia de Yhú en el 1800, en la ruta desde las Cordilleras hacia el Norte. Fue justamente el lugar que el mariscal Francisco Solano López eligió para convertirlo en una inmensa prisión sin murallas, a donde en marzo de 1869 envió a más de 2.000 personas, principalmente mujeres catalogadas como las destinadas por ser parientes de alguien acusado de traicionar a la Patria (o a López, que entonces era lo mismo).

Uno de los relatos, el de la francesa Dorotea Duprat de Laserre, describe con muchos detalles la vida de las destinadas en Yhú durante seis meses, antes de ser evacuadas a Espadín, en setiembre de 1869. Particularmente evoca a una mujer yhuense, Ana María Paredes de Villagra, que desafió la orden de no ayudar a las traidoras y tendió un puente de ayuda humanitaria, como un ángel protector.

Durante mi infancia varias veces escuché que los abuelos hablaban de un lugar llamado Campamento Cué, donde decían que había tesoros enterrados, pero cuando pregunté dónde estaba, nadie conocía o recordaba su ubicación concreta. Era parte de la memoria que se había perdido o que nos había sido arrebatada, al igual que la fecha de fundación de aquel primer Yhú desconocido.

Por ello me propuse rescatar esa historia. Partiendo de los cuentos orales y de los relatos históricos de Madame Dorotea y Héctor Decoud, escribí Destinadas, una obra en cómic dibujada por Enzo Pertile, incluida en el álbum Epopeya Guerra Guasu, que se presentará en los próximos días, con apoyo de la Fundación Roa Bastos y el Centro Cultural El Cabildo, con 20 obras creadas por guionistas y dibujantes paraguayos, argentinos, brasileños y uruguayos.

La versión atrajo la atención de una gran cineasta brasileña, Juliana Reis, quien desarrolla un documental llamado justamente Destinadas, en los cuatro países. Juliana vino a Paraguay, fue a Yhú y quiso conocer Campamento Cué. El intendente Arturo Jara se puso en campaña y tras muchas averiguaciones logró hallar el sitio exacto en donde estuvo el campamento de las destinadas, hace un siglo y medio.

Así que aquí estamos, reencontrándonos con una conmovedora porción de esa historia que no conocíamos, con una obra en cómic y una película internacional en camino, en un momento en el que Yhú ha roto más de cien años de soledad y aislamiento, al lograr por fin una ruta asfaltada que lo une al resto del mundo. Es un buen signo.