25 de febrero
Sábado
Muy nublado
23°
33°
Domingo
Mayormente nublado
23°
33°
Lunes
Muy nublado
24°
34°
Martes
Chubascos
24°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
miércoles 28 de diciembre de 2016, 02:00

¿Un exiliado de Trump?

Por Guido Rodríguez Alcalá
Por Guido Rodríguez Alcalá

Esperar lo mejor y prepararse para lo peor. Es una buena manera de comenzar el año 2017. Entre lo peor podría estar la asunción presidencial de Donald Trump, que no será una cuestión exclusivamente nacional debido a la influencia mundial de los Estados Unidos. Las promesas electorales de Trump dejan mucho que temer, como las poselectorales, incluyendo la más reciente: reiniciar una competencia con Rusia por la superioridad en las armas atómicas. De hecho, los Estados Unidos la tienen, y sería funesto volver a la Guerra Fría.

¿Qué pasará con la libertad de expresión? La ONG Avaaz está pensando en mudarse de los Estados Unidos, previendo represalias. Durante la pasada campaña electoral, Avaaz impugnó el derecho de Stephen Bannon de votar en Florida, porque violaba la ley electoral de ese estado. Bannon, entonces asesor de la campaña del candidato Trump y hoy asesor del presidente Trump, fue también director del sitio web Breitbart, que el New York Times (no solo el NYT) calificó de misógino, xenófobo y racista. ¿Habrá represalias contra Avaaz? Más vale prevenir que curar.

Avaaz se fundó en 2007, y en poco tiempo se convirtió en uno de los sitios web más influyentes del mundo. Entre sus campañas exitosas se cuentan la que impidió la aprobación de la ley SOPA (llamada así por sus siglas) y la ley que condenaba a las mujeres hondureñas a la cárcel en caso de tomar anticonceptivos (2012). Otras campañas no tuvieron tanto éxito, como la que pidió la devolución del dinero robado por el caído dictador egipcio Mubarak, o la que pidió no se sancionara al juez español Garzón por investigar la identidad de más de cien mil personas asesinadas en tiempos de Franco, cuyos esqueletos se descubrieron en fosas comunes (2011). Sin embargo, en la firma del Acuerdo de París, en diciembre del año pasado, tuvo su peso la campaña emprendida por Avaaz, junto con otras organizaciones.

Por momentos, y cuando recibo una serie de tonterías por internet, odio internet. Cuando me pasa el malhumor, veo que también ese medio puede ser muy útil. ¿Cómo opera Avaaz? Permitiendo que cualquiera inicie una petición a favor de alguna causa justa, como la defensa de los derechos humanos, de la ecología, de los derechos laborales. La petición corre por internet y, si llega a tener 10.000 adhesiones, se convierte en una petición de Avaaz. ¿De dónde salen los fondos? De los aportes voluntarios de millones de personas en todo el mundo: más de 40 millones de personas han dado dinero, a partir de unos pocos dólares; no se aceptan donaciones superiores a los 5.000 euros ni donaciones de empresas. En este caso, y previendo la próxima presidencia, la entidad organiza una colecta para una posible mudanza, que me parece razonable; lo puede constatar cualquiera en www.avaaz.org