9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 10:08

Trump vuelve a las andadas

Washington, 1 sep (EFE).- Del nuevo plan migratorio de Donald Trump se esperaba moderación y que tendiera la mano al votante hispano, como sugirió su equipo de campaña, pero el candidato republicano volvió a las andadas con el mismo programa que expuso el primer día: alzar un muro pagado por México y deportaciones masivas.

"Construiremos un gran muro a lo largo de la frontera y México lo pagará. El 100 %. Ellos todavía no lo saben, pero lo van a pagar", dijo anoche el controvertido empresario al exponer el primero de los 10 puntos del programa migratorio que aplicará de llegar a la Casa Blanca en enero.

Desafiante y provocador, el magnate salió vitoreado de Phoenix (Arizona) por los cientos de seguidores que acudieron al acto con el temor de encontrarse a un Trump cambiado pero que constataron a medida que enumeraba las propuestas que sigue siendo el mismo que los conquistó en las primarias.

Fue un desenlace inesperado a dos semanas con reiterados guiños a "suavizar" su programa para permitir a los indocumentados "buenos" quedarse en el país, unos nueve millones (de un total de once), según Trump, que con las nuevas propuestas quedan expuestos a una deportación que puede suceder en cualquier momento.

Los otros dos millones de indocumentados son, según Trump, "criminales" con antecedentes que empezará a detener y deportar desde el minuto uno en la Casa Blanca.

Más inesperado aún que el nuevo programa fue su visita relámpago a México invitado por el presidente Enrique Peña Nieto.

En Ciudad de México, Trump mostró porte presidencial y se ganó muchos elogios por un talante diplomático hasta ahora desconocido: "Las expectativas eran tan bajas que el solo hecho de aparecer junto a un presidente fue una victoria para él", dijo Dan Senor, exasesor de la campaña presidencial de Mitt Romney.

Un exasesor en este caso de la demócrata Hillary Clinton, Howard Wolfson, aseguró, en términos beisbolísticos, que la reunión fue un "home run" (cuadrangular) para un Trump necesitado de "pivotar, moderar y verse presidencial".

Aunque ese crédito pareció esfumarse con el paso de la horas.

Mientras Trump dijo tras la reunión que no abordaron el pago del muro, Peña Nieto aseguró que lo primero que le había dicho es que no iba a asumir esa factura. Después, en Arizona y en su ambiente, el magnate insistió en que México asumiría el 100 % del costo, "aunque todavía no lo saben".

Además de la construcción del muro y la amenaza de deportaciones masivas -para la cual piensa triplicar el número de agentes migratorios y crear una fuerza de tarea- Trump completó su programa con la promesa de que ningún indocumentado dejará de serlo a no ser que salgan del país y sigan el cauce legal para volver. En otras palabras: se terminaron las amnistías.

Trump recuperó en Arizona esas promesas con las que aplastó a sus rivales en las primarias, como suspender la acogida de refugiados, prohibir la entrada a personas de países como Siria o Libia, o elegir a los inmigrantes a través de escrutinios psicológicos.

Al sacar a la palestra las ciudades santuario -esas urbes que no cumplen las leyes migratorias estadounidenses y que favorecen la situación de los indocumentados-, Trump asoció inmigración y criminalidad, otro clásico en su repertorio.

Lejos quedó ese Trump que en los días recientes buscaba el voto de los hispanos y también de los afroamericanos como el elixir para recuperar terreno perdido en las encuestas.

Según la mayoría de sondeos, tan solo uno de cada cinco hispanos optará por el magnate neoyorquino en noviembre, mientras que entre los negros el porcentaje es casi nulo, unos datos que ponen muy cuesta arriba el camino de Trump a la Casa Blanca.

En Arizona, Trump convenció a los convencidos y dio un portazo a los que pronosticaban que el magnate podía cambiar. EFE

at/hma/eat