24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
viernes 30 de junio de 2017, 02:00

Tras dos meses de aislamiento, se accede al distrito de Guazucuá

La localidad, distante a 35 kilómetros de la ciudad de Pilar, capital de Ñeembucú, recupera luego de mucho tiempo el acceso que lo conecta con la ruta 4. La comunidad fue una de las más castigadas por las lluvias.

Juan José Brull

ÑEEMBUCÚ

Los más de 2.000 habitantes del distrito de Guazucuá, por mucho tiempo debieron dejar de lado las camionetas, autos y motos para movilizarse, y lo hicieron en tractor, único medio de transporte utilizado en la zona a raíz de la inundación, que dejó bajo agua por más de dos meses a los pobladores de la zona.

Fueron meses en que todo quedo paralizado en el pueblo –que también fue duramente castigado en la inundación del 2004, con más de tres meses de aislamiento–. Un canoero y el tractor de la Municipalidad local fueron los únicos que podían contactar a la población con el resto del departamento. Afortunadamente el agua fue bajando y los lugareños poco a poco vuelven a su vida normal, como los pobladores de otras localidades de Pilar; aunque ciertos sectores de la ciudad aún siguen bajo agua.

Ayuda. El intendente, César Sánchez Machado, resaltó la gran ayuda recibida en esta oportunidad, tanto del Estado como de organizaciones, que colaboraron con alimentos, ropas y más, para que habitantes de este lugar puedan sortear el mal momento.

Destacó el jefe comunal que las pérdidas materiales fueron cuantiosas, sobre todo en lo referente a cultivos, que se perdieron en su totalidad; y la ganadería, el principal recurso de la zona. Solo de este municipio y la vecina Tacuaras salieron unas 20.000 cabezas de ganado durante los meses críticos.

Cabe mencionar que el pueblo de Guazucuá se encuentra rodeado por la cuenca del arroyo Las Hermanas, que por estos días continúa totalmente fuera de su cuenca, provocando una inusual inundación en sus alrededores, donde miles de hectáreas siguen bajo agua, al igual que los caminos alternativos, que siguen impracticables.

La plaza principal, epicentro y lugar más elevado de Guazucuá, también sigue anegada, pues el agua marca presencia en las cuatro direcciones.

Lejos de lamentarse, las autoridades locales y los pobladores, con maquinarias necesarias, realizan un terraplén de defensa a la vera de la laguna Capilla, para evitar más desbordes, "un trabajo que ya esta dando resultados", según el jefe comunal.

El intendente mencionó que esperan la llegada de dos potentes motobombas para extraer el agua que se encuentra acumulada en el pueblo, trabajo que permitirá que muchas viviendas puedan ser reparadas y reutilizadas por sus dueños.