19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 6 de julio de 2017, 02:00

Solo 1.700 afectados por cierres se anotaron en busca de la reinserción

Todavía es baja la cantidad de estudiantes afectados por las carreras clausuradas que buscan seguir sus estudios de nivel superior, ya que se estima que unos 18.000 alumnos quedaron a la deriva.

Hasta ahora son 1.785 alumnos de tres instituciones clausuradas que se registraron ante el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) para someterse al plan de reinserción que lleva adelante el órgano rector.

En principio, con el cierre de 39 carreras y 28 filiales de la Universidad Privada del Guairá (UPG), la clausura de los institutos Santa Librada, Latinoamericano y de 23 filiales del Interregional, desde el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) calculaban que la cantidad de afectados superaba los 8.000 alumnos. El propio ministro, Enrique Riera, lo aseguraba públicamente. Eso sin contar los cerca de 10.000 damnificados por la clausura de 14 carreras de Universidad Autónoma del Sur (Unasur).

Todo esto supone que aún es baja la cantidad de estudiantes que se acogieron a este programa para continuar sus estudios de nivel superior.

Derlis Noguera, secretario general del Cones, estima que muchos afectados acuden directamente a las universidades receptoras, sin registrarse primero en el Cones; tal como prevé un protocolo de reinserción que reglamentó el organismo regulador en julio del 2016 (ver infografía).

Enfermería. Este año, en abril pasado, el Cones estableció los criterios y procedimientos específicos para la evaluación de alumnos de la carrera de Enfermería, "la cual será aplicada entre julio y agosto de este año", según el informe proveído por el órgano rector a Úh.

En efecto, casi el 90% de los alumnos que quedaron a la deriva corresponden a dicha especialidad, de acuerdo al reporte de la Unidad de Reinserción del Cones, donde figura la cantidad de interesados en seguir sus estudios.

Del Instituto Superior Latinoamericano, 1.019 estudiantes de Enfermería –de distintos puntos del país– se anotaron; en tanto que 500 alumnos son de Obstetricia y de las demás ofertas académicas que esa institución impartía al margen de la ley: Radiología, Kinesiología y Fisioterapia, Laboratorio Clínico, Criminalística, Ciencias de la Educación, Posgrado en Didáctica y otras.

"Se han reinsertado un 80% de un total de 1.004 alumnos del Instituto Superior Interregional", refiere Noguera sobre el grupo de estudiantes cuya mayoría se reinsertó en la propia sede central de esa casa de estudios, en Ñemby, durante el proceso de intervención llevado a cabo el año pasado.

De cualquier modo, pedirán –dijo– un informe a las universidades para que entreguen la nómina de alumnos que se reinsertaron en su institución o que por lo menos solicitaron hacerlo.

De Unasur, se sabe, solo 262 alumnos –en su mayoría del área de la salud– acudieron al Cones para anotarse al proceso de reinserción. Solo en esa universidad hay más de 9.000 estudiantes que se quedaron literalmente en la calle por el cierre de sus carreras.

Embed


Interregional reinsertó a alumnos con aval del Cones

El Instituto Superior en Ciencias de la Salud Interregional graduó el mes último a su primera promoción de estudiantes de Enfermería, desde que el Grupo Latino de Emprendedores adquirió, en el 2015, ese centro educativo.

Emilio Guevara, propietario de la institución, comentó que de los 150 egresados, son 7 alumnos los que proceden de la filial de Concepción, que fue cerrada por el Cones.

Durante la intervención a la institución que tuvo lugar en 2016, esos estudiantes –según explicó– "se reinsertaron" en su sede central, ubicada en Ñemby, la única que quedó en pie tras el masivo cierre.

"Esas reinserciones se hicieron bajo el control y la supervisión del Cones", indicó Guevara. Al respecto, aclaró que los títulos de esos siete alumnos fueron los que quedaron varados en el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), bajo sospecha de una presunta adulteración de documento público. Desde el Cones, confirman que el organismo hizo un seguimiento del traslado de esos estudiantes a la sede central.