16 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
sábado 27 de mayo de 2017, 13:48

Pobladores exigen la libertad de joven detenido por amenaza al vicepresidente

En la ciudad de Caazapá se realizó este sábado una movilización para exigir la liberación del primer detenido por el caso de las supuestas amenazas contra el vicepresidente Juan Afara y el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.

Osvaldo Enrique Dávalos López fue arrestado el pasado lunes sobre las calles Asunción casi Francisco Solano López, del barrio San Roque, de Caazapá.

La Policía sospechaba que el joven realizó las amenazas al vicepresidente y al fiscal general del Estado a través de llamadas telefónicas.

Sin embargo, los pobladores de la ciudad de Caazapá y familiares sostienen que el joven es inocente.

Por esa razón, en la mañana de este sábado realizaron una movilización en la rotonda del municipio para exigir su libertad.

Además, señalan que durante la jornada del viernes fueron detenidas otras dos personas por este mismo caso, quienes serían los verdaderos responsables, informó Telefuturo.

Carlos Ramírez, uno de los pobladores, dijo que toda la ciudadanía local está exigiendo la libertad porque considera una injusticia su detención. "Ya se comprobó su inocencia y necesitamos que ya esté con nosotros", dijo otra de las personas.

Del poder de Dávalos López se incautaron tres celulares y un chip con terminación 092. El detenido fue trasladado a la sede en Asunción del Departamento de Antisecuestros de la Policía Nacional.

INVESTIGACIÓN. El Departamento de Antisecuestros de la Policía Nacional dio con el paradero de otros dos hombres, uno de ellos de apellido Sarubbi.

Sarubbi y Dávalos López se dedican a lo mismo, tienen un negocio de venta de celulares y accesorios, y esta competencia comercial sería el trasfondo del problema

Según los investigadores, Sarubbi fue quien el pasado viernes, con ayuda de un técnico de celulares, clonó el chip de Dávalos y durante el fin de semana se dedicó a realizar amenazas a las autoridades.

A Afara le solicitó la suma de G. 40 millones y a Díaz Verón G. 20 millones, a cambio de no asesinarlos, violar a sus parientes o secuestrarlos. El monto solicitado debía ser dejado en una esquina de la Plaza Uruguaya.

Lo que también llamó la atención de los investigadores es que ambos jóvenes son bastante conocidos en Caazapá, de donde son los dos. Entre sus familiares estarían varias autoridades políticas departamentales.