24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 30 de mayo de 2017, 02:00

Piezas de templo con más de 240 años están abandonadas

El templo de Yaguarón, considerado como una joya del barroco hispano guaraní, requiere una urgente intervención atendiendo a la infraestructura deteriorada. La Sacristía, cuyo cielorraso, con más de 240 años, fue desarmado durante la obra frenada, es el sector que corre mayor riesgo. Pobladores lamentan que el patrimonio histórico aún no pueda ser salvaguardado tras disputas por contratos cancelados e inconvenientes en licitaciones posteriores.

"La preocupación de la ciudadanía radica en el estado en que se encuentra la Sacristía del templo, una pequeña capilla de singular valor artístico e histórico, cuyo cielorraso policromado en forma de bóveda y cúpula ha sido desmontado y almacenado en el depósito con el menor cuidado para conservación, ya que las piezas, con más de 240 años, se hallan expuestas a la deformación, apoyadas varias de ellas al muro de adobe en contacto con la humedad del piso y de las paredes", destaca en un comunicado la comisión Pro Restauración del Templo de Yaguarón.

Señala además que se desconoce la magnitud de la pérdida de la policromía (película colorida) que pudo haber sufrido al momento de desmontar.

Esta intervención estuvo a cargo del consorcio C&C. Si bien fue adjudicado para la restauración luego fue separado de la obra por supuesta falsificación de documentos, según la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

En la nueva convocatoria de licitación, la empresa Caraguatay SA, que integraba el consorcio en cuestión, volvió a presentarse como oferente.


Panteón estaría listo para agosto

Para el mes de agosto culminaría la obra de restauración que se lleva a cabo en el Panteón Nacional de los Héroes.

La inversión de G. 7.000 millones consta de dos adjudicaciones, ya cuando comenzaron con la restauración de elementos ornamentales detectaron fisuras que debían ser intervenidas además del cambio de tejas.