18 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
miércoles 2 de agosto de 2017, 01:00

Masi viene denunciando desde 2015 injerencia del empresario

La senadora del PDP Desirée Masi es una de las opositoras que desde el 2015 viene denunciando que el gerente de Tabesa (Tabacalera del Este SA, del Grupo Cartes), José Ortiz, es parte de un “círculo paralelo de poder” que maneja a la Policía Nacional.

“El cerebro de la Policía en materia de seguridad es Luis Canillas (funcionario de Yacyretá). El que comanda es el cigarrillero José Ortiz”, dijo a inicios de este año la senadora del PDP.

Es más, el ex ministro del Interior, Francisco De Vargas, reconoció que Ortiz, cuando él estaba como secretario de Estado, cumplía alguna función relacionada con la Policía Nacional, aunque aclaró que dicha actividad se da “en cuestiones de carácter administrativo” y no de carácter operativo.

“Siendo ministro he estado en contacto con el señor Ortiz, siempre como una suerte de apoyo en las cuestiones de carácter administrativo”, admitió De Vargas hace algunos meses.

COMPRA DE VOTOS. Inclusive, en mayo de 2016, la senadora Masi reveló, en el momento de la votación a favor del proyecto Tape Porã (ampliación por 30 años de la concesión de la ruta 7), que el propio gerente de Tabesa se estuvo comunicando con algunos senadores.

“No puedo decir cuánto (el monto que ofreció), pero delante mío el señor José Ortiz estaba haciendo un lobby feroz por teléfono. No voy a decir con quién”, dijo esa vez la legisladora.

Por su parte, el esposo de esta última, Rafael Filizzola, sostuvo también que “en realidad el ministro del Interior es una pantalla, el que verdaderamente ejerce el poder sobre la Policía Nacional y sobre las Fuerzas Armadas es José Ortiz y otra camarilla”.

Para el político opositor, Cartes rompió la cadena de mando policial, al poner a sus gerentes y amigos al mando de la institución policial para defender sus intereses.