23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
sábado 8 de abril de 2017, 12:37

Lugo dice que sus manos no están manchadas de sangre

El senador Fernando Lugo dijo ser inocente y negó tener las manos manchadas de sangre, refiriéndose a la muerte de Rodrigo Quintana el pasado sábado. De esta manera se ratificó en el proyecto de enmienda que seguirá en pie.

Lugo apareció por fin este sábado, una semana después de los disturbios generados luego de la aprobación irregular del proyecto de enmienda por 25 senadores aliados. Lo hizo en el polideportivo Cerrito, de Coronel Oviedo, en una reunión del Frente Guasu.

El ex presidente dijo que, si decidió convocar a esa reunión con sus seguidores, fue para dar la cara ante tanta desinformación que, aseguró, hubo en los últimos días.

"Nuestras manos no están manchadas de sangre, nuestras manos están manchadas del trabajo, del sudor, del pojopy que nos dimos hoy. Estoy llevando las huellas digitales de obreros, de campesinos, de amas de casa", expresó el legislador.

Como un ejemplo del dignidad, aseguró que si un día sus manos se mancharan de sangre inocente, ya no saldría de su casa. "El día, que creo que no llegará, que mis manos estén manchadas de sangre, no saldré más ni en la vereda de mi casa", expresó.

En ese aspecto, manifestó que si están dispuestos a conversar y a dar la cara desde el Frente Guasu es porque son inocentes. "Vale la pena buscar y trabajar por el bien común de las grandes mayorías", puntualizó.

Pidió no caer ante las provocaciones de violencia, tanto físicas, verbales como estructurales. "Estamos a favor de la vida".

Glorificó al FG diciendo que es una concertación diferente porque nace para cambiar el país, y que seguirán trabajando para eso, pero sin maquillar ni entrar desde arriba.

Como en la Biblia

Lugo no perdió la oportunidad, como buen ex obispo, de recordar algunas cosas que mencionan las Santas Escrituras, y aseguró que fue leyendo la Biblia que aprendió a luchar por el derecho de los más pobres.

"Aprendí en la Iglesia, que toda la gente tiene derecho, pero sobre todo en la Biblia nos hablan del derecho de los pobres, que tienen derecho a vivir mejor, educarse mejor, a salud, a un techo, a un salario digno, y a esos derechos no vamos a renunciar", dijo.

APARECEN EN ESTA NOTA