9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 24 de septiembre de 2016, 07:53

Los Rockets presentan su nueva versión con James Harden como líder único

Houston (EEUU), 24 sep (EFE).- Los Rockets de Houston junto con los Thunder de Oklahoma City, ambos rivales directos en la Conferencia Oeste, se convirtieron en los primeros equipos en tener la celebración del tradicional "Día de la Prensa", previa al inicio de los entrenamientos de pretemporada.

La gran novedad en el equipo es sin duda la salida del pívot estrella Dwight Howard, que dejó la franquicia para convertirse en agente libre y firmar con los Hawks de Atlanta, mientras que el escolta James Harden, que chocó abiertamente en el juego y personalidad con su excompañero, ahora será el líder único e indiscutible dentro de la franquicia.

"Estoy muy ilusionado con la formación de la plantilla de cara a la nueva temporada y también durante el verano he reflexionado sobre todo lo que no hice bien en la pasada y las cosas que debe cambiar", admitió Harden, que no quiso asistir a Río con Estados Unidos para centrarse por completo en el juego de los Rockets.

Para iniciar la nueva reconstrucción del equipo de Houston, los directivos se decidieron también por el fichaje del veterano entrenador Mike D'Antoni, de 65 años, que regresa a los banquillos después de su mala experiencia con Los Ángeles Lakers.

Donde, precisamente, tuvo a Howard de jugador y con el que había chocado abiertamente, al igual que lo hizo con el ala-pívot español Pau Gasol, ahora con los Spurs de San Antonio.

"Cierto que no llegamos a la nueva temporada como uno de los equipos favoritos a ganar el título de liga, pero podemos sorprender a muchos cuando llegue el final de temporada", comentó D'Antoni. "Hay un gran equilibrio dentro de la plantilla, tenemos jugadores de la clase de Harden, buenos veteranos como Trevor Ariza, y Pablo Prigioni y jóvenes de gran valor".

D'Antoni dijo estar también muy satisfecho con la adquisición del alero Ryan Anderson y Eric Gordon, ambos agentes libres que llegan después de haber jugado la pasada temporada con los Pelicans de Nueva Orleans, y los considera "ideales" para su esquema de juego ofensivo, dada la facilidad y eficacia que tienen con los tiros desde fuera del perímetro.

Los dos jugadores también se mostraron "entusiasmados" de llegar a los Rockets para formar parte del nuevo proyecto con Harden de líder indiscutible.

"Es lo soñado para mi estilo de juego, estar al lado de la gran figura como es Harden, que como es lógico será el centro de atención, pero el resto de compañeros tendremos también grandes oportunidades de marcar puntos", comentó Anderson.

Otra gran adquisición de los Rockets para el juego interior es el veterano ala-pívot brasileño Nené Hilario, que tras su experiencia con los Wizards de Washington, regresa a la Conferencia Oeste y en plenitud de forma.

Mientras que el base argentino Pablo Prigioni, de 39 años, quinta temporada en la NBA, regresa a Houston tras haber jugado la pasada con Los Ángeles Clippers, y será uno de los hombres de confianza de D'Antoni en el banquillo e inclusive si le toca salir de titular.

"Estoy en plenitud de forma después de todo el descanso que he tenido durante el verano al no ir a los Juegos de Río de Janeiro", declaró a EFE Prigioni. "Estoy muy ilusionado con la vuelta a Houston y creo que tenemos un equipo ganador".

Mientras que al margen del apartado deportivo también estuvo presente el asunto de las probables protestas de los jugadores de la NBA durante la entonación del himno nacional por la ola del exceso de fuerza policial contra los miembros de la comunidad negra y la injusticia que vive entre los grupos minoritarios.

"Creo que es una manera importante de hacer sentir lo que no está bien, y como libertad de expresión deben existir y creo que se van a dar esas protestas dentro de la NBA", admitió Harden, que sin embargo, también reconoció que será algo de compromiso personal de cada jugador, no a nivel de equipo.

De cualquier manera, el dueño de los Rockets, Leslie Alexander, también fue categórico al defender el "máximo" de respeto por la bandera, a la vez que entiende también la existencia de la brutalidad policial y de los prejuicios raciales que hay contra los negros.

"Admitio esa realidad, pero a la vez no quiero que se le falte el respeto a la bandera", subrayó Alexander. "Soy un americano y el país me ha permitido alcanzar las metas que me he propuesto, además de estar convencido que lo problemas no se solucionan faltando el respecto al himno nacional y a la bandera.

Alexander también reconoció que todavía no sabe cual es el plan en el que trabaja la NBA y el sindicato de jugadores para poder canalizar las protestas que pudiesen darse durante la temporada regular.