9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 23 de septiembre de 2016, 19:06

Los líderes del Triángulo Norte de Centroamérica ven progresos en su plan de desarrollo

Washington, 23 sep (EFE).- Los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Guatemala, Jimmy Morales, y Honduras, Juan Orlando Hernández, destacaron hoy en Washington los "contundentes progresos" y llamaron al sector privado a unirse al proyecto de desarrollo para el Triángulo Norte de Centroamérica, con el objetivo de frenar el flujo migratorio de menores hacia EE.UU.

El plan, la Alianza de la Prosperidad para el Triángulo Norte de Centroamérica, busca impulsar la economía y los asuntos sociales para desincentivar la migración hacia Estados Unidos, que en 2014 llegó a ser crítica con la llegada de miles de niños centroamericanos solos a territorio estadounidense.

"Tristemente nuestros jóvenes están migrando, nuestras niños están huyendo. Es nuestra responsabilidad que esto no pase", aseguró Morales en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), organismo que actúa de asesor e impulsor del acuerdo y donde los tres mandatarios tuvieron oportunidad de reunirse con el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden.

Morales remarcó los avances registrados en los casi dos años desde que se diseñase el plan, especialmente en la lucha contra la corrupción, la renovación de las fuerzas de seguridad y el fortalecimiento de los sistemas de recaudación tributaria para financiar la inversión.

En concreto, Hernández subrayó el proceso de reforma policial "sin precedentes" en Honduras, con una sustitución de cerca del 40 % de los agentes.

Y en su intervención, el salvadoreño Sánchez Cerén reiteró que, pese a los "gigantes desafíos", la solución no pasa "por construir muros", en referencia a las contundentes propuestas del candidato presidencial republicano, Donald Trump, sino invertir en las comunidades y economías locales.

Cerró el evento Biden, quien recalcó la intensificación de los esfuerzos, con cuatro reuniones celebradas entre los líderes solo en 2016, de un plan que calificó de "integral y ambicioso".

"Aunque queda terreno por recorrer, vemos progresos contundentes y genuinos", subrayó el vicepresidente estadounidense.

Biden, que abandonará el Gobierno en enero junto con el presidente Barack Obama tras las elecciones presidenciales de noviembre, expresó su deseo de que la siguiente Administración de EE.UU. mantenga su compromiso por el desarrollo de Centroamérica.

EE.UU. ha doblado su ayuda a la región hasta los 750 millones de dólares en 2016, desde los algo más de 300 en años previos, pero insistió en que se trata de "un acuerdo negociado y vinculado al cumplimiento de objetivos".

Aunque se ha reconocido el fortalecimiento institucional en la región centroamericana, y después de una notable caída en el flujo migratorio en 2015, las cifras de 2016 parece que serán similares a las de 2014,

Según los últimos datos oficiales fronterizos, 132.000 personas fueron detenidas en 2014, y en lo que va de 2016, a un mes de que concluya el año fiscal, ya se ha alcanzado la cifra de 122.000 detenciones este año.

Desde las organizaciones de derechos humanos se ha criticado la estrategia seguida por Washington con un excesivo énfasis en el lado de la seguridad y un escaso foco en la protección.

"Necesitan tratar esto como un verdadera crisis de refugiados. Las autoridades han estado negando esto durante uno o dos años", apuntó Kevin Appleby, director de política migratoria internacional en Centro de Estudios Migratorios, en declaraciones al Wahsington Post.

Alfonso Fernández