4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 4 de octubre de 2016, 01:00

Los bombardeos destruyeron el mayor hospital de Alepo

EFE y REUTERS

BEIRUT - LÍBANO

El mayor hospital del este de Alepo, el M10, quedó ayer completamente destruido por los bombardeos, mientras que en otras partes de esta urbe de Siria continuaron los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las facciones rebeldes e islámicas.

“El hospital quedó completamente devastado y no se puede rehabilitar”, dijo un portavoz de la Sociedad Médica Siria Americana (SAMS, en sus siglas en inglés), que presta respaldo a los centros médicos del este de Alepo.

La instalación sanitaria fue golpeada por una bomba antibúnker, que causó la muerte de 3 empleados que participaban en labores de reparación y que originó un hoyo de diez metros de profundidad y de cincuenta metros de ancho, según esa fuente.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, elevó, en declaraciones a Efe, el número de fallecidos en ese bombardeo a seis y destacó que el hospital fue blanco de aviones de combate no identificados.

cercan pueblo simbólico. Los rebeldes sirios respaldados por Turquía y una colación liderada por Estados Unidos se están acercando al pueblo de Dabiq controlado por el Estado Islámico, el sitio de una profecía apocalíptica central para la ideología del grupo militante. Grupos rebeldes del Ejército de Siria Libre han estado presionando hacia el sur en territorio del Estado Islámico en una operación respaldada por Turquía desde el 24 de agosto y han tomado pueblos cerca de Dabiq en los últimos días.

Un líder rebelde dijo que el plan era alcanzar Dabiq dentro de las próximas 48 horas, pero advirtió que el Estado Islámico había minado fuertemente el área que rodea la ciudad, en una señal de la importancia que tiene para el grupo.

Aunque Dabiq, un pueblo ubicado en el campo al noreste de Alepo, tiene poco valor estratégico, es visto por el Estado Islámico como el lugar donde se librará una batalla final entre musulmanes e infieles, proclamando el Apocalipsis.