21 de enero
Sábado
Mayormente nublado
24°
35°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
36°
Lunes
Parcialmente nublado
24°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
sábado 9 de julio de 2016, 01:00

Los 60 años de Tom Hanks, la cara amable de Hollywood

Ha sido un niño grande, un enfermo terminal, un náufrago, un capitán, un astronauta, un espía forzoso y hasta un asesino, pero además de una buena interpretación, Tom Hanks ha puesto en cada uno de esos papeles un grado de bondad que le ha coronado a sus 60 años como la cara amable de Hollywood.

Con dos Oscar de cinco nominaciones y una imagen pública impecable, Hanks se ha ido convirtiendo con el paso de los años en el actor sólido al que confiar cualquier papel aunque siempre dentro de un estilo clásico y elegante.

Considerado por muchos el heredero de James Stewart y calificado como "el mejor actor del mundo" por Robert Zemeckis, que le dirigió en Forrest Gump (1994) y Cast Away (2000), si algo caracteriza a este californiano es el representar a la perfección al "hombre de la calle" en el cine estadounidense.

Carrera. Su primer gran éxito llegó de la mano de Josh un niño que se transformaba en adulto de la noche a la mañana. Hanks demostró con ese papel que era capaz de mucho más, y consiguió su primera nominación al Óscar y, sobre todo, una inmensa popularidad. Tras ese gran éxito, encadenó una serie de películas fallidas para luego actuar en Philadelphia (1993), como un abogado homosexual y enfermo de sida, que para muchos es la mejor interpretación de su carrera. Se llevó un Óscar y dio un giro radical a su carrera. Y cuando parecía que había tocado techo volvió a hacerse con el Óscar por Forrest Gump, su película más conocida, en la que da vida a un hombre que sufre un leve retraso mental.

Una enorme lista de grandes películas que hacen de Hanks uno de los actores más respetados de la cinematografía actual y uno de los más rentables de Hollywood.

A lo que se une una perfecta imagen pública por su amabilidad y por la ausencia total de escándalos, algo poco habitual entre las estrellas del cine. EFE