7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 2 de septiembre de 2016, 18:36

La Justicia chilena identifica nuevos restos de víctima de la Caravana de la muerte

Santiago de Chile, 2 sep (EFE).- La justicia chilena identificó nuevos restos óseos del periodista Carlos Berger, quién fue fusilado por la Caravana de la Muerte en la localidad norteña de Calama el 19 de octubre de 1973, por no suspender las transmisiones de las emisora donde se desempeñaba.

Según fuentes judiciales dadas a conocer hoy, la información se la entregó el ministro en visita (juez especial) Mario Carroza a la viuda de Berger, la abogada defensora de derechos humanos Carmen Hertz.

Los restos identificados serían un fragmento cervical y un trozo de mandíbula, los que se suman a la primera identificación de restos de Berger, realizada por el Servicio Médico Legal (SML) a principios de 2014.

En declaraciones que difunde radio Biobío, Carmen Hertz señaló que este es un ejemplo de la "barbarie" de los militares, que intentaron hacer desaparecer a los detenidos durante la dictadura militar (1973-1990).

La "Caravana de la muerte" fue una comitiva militar que entre octubre y noviembre de 1973 recorrió Chile en un helicóptero y cuyos integrantes sacaban a presos políticos de las cárceles, los llevaban a lugares despoblados y los asesinaban.

En ocasiones, trasladaban los cadáveres a cementerios, pero en otras los dinamitaban y sepultaban de forma clandestina.

Muchos de los asesinados habían sido condenados por consejos de guerra a bajas penas por faltas leves, como el caso del periodista Carlos Berger, quien estaba sentenciado a cien días de prisión por no haber interrumpido la transmisión de una radio que dirigía en la norteña ciudad de Calama.

En algunas ciudades, el fallecido general Sergio Arellano Stark, que en 1973 encabezó como "oficial delegado" de Augusto Pinochet la denominada "Caravana de la Muerte", y sus acólitos redactaban falsas condenas a muerte dictadas por consejos de guerra inexistentes para dar un aire de legalidad a las masacres y en otras las justificaban como supuestos intentos de fuga de los presos.

De las 26 víctimas de la Caravana de la Muerte tras su paso por la ciudad de Calama, solo se han identificado a 18 personas, después de la identificación de los restos encontrados en 1990 en una fosa ubicada en el kilómetro 16 de la ruta San Pedro de Atacama.