3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
viernes 8 de julio de 2016, 02:00

Intendente de Bado sale de Tacumbú, pero continúa con arresto

Denilso Sánchez Garcete, actual intendente de Capitán Bado, fue beneficiado ayer con el arresto domiciliario, con lo que salió de la prisión de Tacumbú, donde ya cumplió con la pena mínima del delito del que le acusan.

El jefe comunal está procesado por supuesto lavado de dinero, junto con sus hermanos Carlos Rubén Chicharõ y Ardonio Sánchez Garcete.

La audiencia de revisión de la medida cautelar se hizo ante el juez de Garantías Humberto Otazú, con la presencia del fiscal Marcelo Pecci y el defensor Jorge Prieto.

En la diligencia, Prieto solicitó la revocación de la prisión preventiva o, en su defecto, ser beneficiado con el arresto domiciliario, porque su defendido cumplió con la pena mínima de 6 meses de cárcel por el delito investigado.

Por su parte, el fiscal Pecci se opuso a la libertad, debido a que, según él, la pena mínima es de 5 años de cárcel, ya que fue imputado por narcotráfico por el Ministerio Público.

FALLO. El juez, al analizar el pedido, entendió que correspondía la sustitución de la prisión preventiva por el arresto domiciliario, ya que cumplió con la pena mínima por supuesto lavado de dinero.

Sobre el argumento del fiscal acerca de la imputación por narcotráfico, el mismo señaló que había resuelto devolver la imputación por ese delito al Ministerio Público, lo cual fue apelado por el mismo agente, por lo que mal se puede decir que en la causa se halla este cargo sobre los procesados.

Con ello, finalmente, Denilso Sánchez quedó con arresto domiciliario, que lo cumplirá en la ciudad de Asunción.

No obstante, lo más probable es que la defensa recurra la resolución, al igual que el fiscal Pecci.

Con respecto a Chicharõ y Ardonio Sánchez, ambos habían sido beneficiados por el juez Otazú con el arresto domiciliario, pero tras la apelación, los camaristas le concedieron la libertad ambulatoria a ambos.