7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 10 de noviembre de 2016, 01:00

Hay incertidumbre sobre el futuro de APA tras el fin de la intervención en enero

Autores Paraguayos Asociados (APA) tendría un futuro incierto tras la finalización del mandato de Librado Sánchez, actual interventor y administrador judicial, marcado para el 27 de enero, ya que no estaría definido aún qué pasaría luego de su salida.

Sánchez explica que tiene el mandato judicial de administrar la institución, gestionando el cobro y pago de regalías autorales hasta el 27 de enero, y aclara que no sabe qué pasará con el ente posterior a dicha fecha.

En tanto, Patricia Stanley, titular de la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (Dinapi), ente encargado de la fiscalización, señala que se pueden presentar varios escenarios tras la salida de Sánchez, aunque enfatizó que el destino final de la institución está en manos de los asociados de Autores Paraguayos Asociados.

“Dinapi no es dueña de APA; somos solo un ente fiscalizador que vela por el cumplimiento de las leyes de autor”, manifiesta Stanley.

ESCENARIOS. Stanley añade que entre las alternativas a la posible acefalía en APA tras el 27 de enero, figura un eventual pedido de prórroga del mandato del interventor judicial, a petición de los socios.

Otro escenario, según Stanley, sería un llamado a asamblea general y la modificación de los estatutos de APA para permitir la participación de más personas en la elección de nuevas autoridades, considerando que el estatuto actual solo permite una antigüedad de 12 años como socio activo para acceder al voto.

“Como Dinapi trabajamos en una reglamentación de carácter general, con apoyo internacional, para que las sociedades de gestión colectiva permitan la participación de todos sus asociados, y la transparencia de los derechos de autor, considerando los avances informáticos que facilitan esto”, afirma Stanley.

En última instancia, expresa que una eventual vacancia sería un escenario difícil, pero aclara que esto “no significaría la muerte de APA”.