29 de marzo
Miércoles
Mayormente despejado
20°
32°
Jueves
Mayormente despejado
21°
33°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 26 de noviembre de 2016, 01:00

Fiscal afrontará juicio oral por una supuesta extorsión

El agente fiscal Roberto María Velázquez Vezzetti afrontará juicio oral y público por una presunta extorsión a un comerciante de la localidad de Santa Rita, en el Departamento de Alto Paraná. Lo mismo se dispuso para el policía Carlos Arévalos, coprocesado en la causa.

La audiencia preliminar fue suspendida ocho veces por incidentes dilatorios de parte de la defensa. Finalmente, el pasado jueves, el juez Carlos Vera llamó a diligencia y elevó la causa a juicio oral y público. El fiscal Igor Cáceres ratificó la acusación y pidió la elevación del caso.

el caso. Velázquez Vezzetti fue detenido en diciembre del 2008 en un operativo encubierto del entonces fiscal anticorrupción Sergio Alegre.

Pero la causa se inició a partir de una visita que el representante del Ministerio Público hizo, el 16 de diciembre de 2008, al propietario del supermercado Primavera, Francisco Feliponi, para comentarle que existía una denuncia en su contra por supuestos hechos de contrabando. Le informaba que realizaría una intervención del local comercial si el mismo no le entregaba sumas de dinero solicitadas, supuestamente.

Luego, el 23 de diciembre, los policías Carlos Antonio Arévalos Duarte y Silvano de Jesús Méndez Franco, quienes desempeñaban tareas en Santa Rita, cobraron al comerciante la suma de 1.500 dólares en nombre del fiscal Roberto Velázquez. Tras tomar el dinero, los policías se comunicaron telefónicamente con el fiscal informándole del cobro.

Cabe mencionar que en una oportunidad Velázquez estuvo rebelde, ya que no cumplió con las reglas de conducta de las medidas alternativas impuestas por el Juzgado Penal, que se trataba de la comparecencia mensual. En otro caso fue procesado por, supuestamente, golpear a un imputado.