7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
miércoles 12 de octubre de 2016, 07:27

Exigen detención de presunto homicida en Salto del Guairá

La Policía Nacional aún no detuvo al principal sospechoso del doble asesinato de Víctor González y su hijo homónimo, ocurrido en Salto del Guairá, departamento de Canindeyú. Los familiares exigen la detención del único imputado, que sigue prófugo.

Elías Cabral | Canindeyú

A más de un mes del doble asesinato en el barrio Adela Speratti de la ciudad de Salto del Guairá, donde resultaran víctimas fatales Víctor Ramón González, de 55 años, y su padre, Víctor González Núñez, de 86, la Policía aún no detuvo al principal sospechoso del doble homicidio.

Se trata de Héctor Fabián Fernández Demen, un conocido dirigente de la Cámara de Comercio de la ciudad mencionada.

"Nosotros necesitamos que se le atrape a este asesino psicópata", manifestó Miriam Amaral, concejala municipal de Salto y familiar de los fallecidos. "Luego de 10 minutos de haber fallecido mi hermano y mi padre, nosotros ya sabíamos que él era el asesino" expresó.

La mujer cuestionó duramente al actual jefe de Policía departamental quien durante una entrevista a través de una radio local desconocía el hecho. "¿Quién es Fernández? Yo no estoy enterado del caso', dijo por radio, imagínese en manos de quién estamos, cómo sale a decir que desconoce", indicó la mujer.

Finalmente, la concejala Amaral pidió al fiscal general del Estado y al comandante de la Policía que emplacen a sus comandados de Salto del Guairá, a que en un tiempo determinado capturen a Fernández Demen y lo pongan a disposición de la Justicia para afrontar sus responsabilidades.

La investigación a cargo del fiscal Lorenzo Lezcano logró recolectar evidencias importantes en imágenes de varias cámaras de vigilancias de las viviendas ubicadas en la zona donde ocurrió el hecho. Además de otros elementos importantes en el predio de la Universidad Nacional de Canindeyú (Unican), donde el presunto autor se desempeñaba como docente, con lo que se cerró la pesquisa resultando como el único sospechoso al empresario Fernández Demen.