10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 5 de noviembre de 2016, 01:04

El presidente indonesio condena la violencia en la protesta islamista

Bangkok, 5 nov (EFE).- El presidente indonesio, Joko Widodo, condenó la violencia que siguió ayer a la manifestación convocada por grupos islamistas contra el gobernador de Yakarta, al que acusan de blasfemo, y denunció el oportunismo de "actores políticos".

Unas 50.000 personas participaron en la protesta convocada por el Frente de Defensores del Islam (FPI) para exigir que se procese al gobernador Basuki Tjahaja Purnama, cristiano y de etnia china, conocido como Ahok.

La Policía, que desplegó 18.000 agentes, lanzó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes que lanzaron piedras y botellas contra los antidisturbios delante del palacio presidencial una vez finalizada la marcha, que se había desarrollado de forma pacífica.

Grupos de manifestantes intentaron sin éxito invadir el recinto del palacio presidencial y mantuvieron los enfrentamientos con la policía hasta entrada la madrugada.

La violencia se propagó por varios barrios del norte de la ciudad, donde reside la comunidad de origen china, se quemaron vehículos y contenedores de basura, y se saquearon algunos comercios, según el diario The Jakarta Globe.

Widodo lamentó el caos y la deriva violenta de la marcha provocada por manifestantes que se negaron a dispersarse tras las seis de la tarde, cuando terminó el permiso concedido a los organizadores.

"Hemos visto como esto ha sido explotado por actores políticos que han querido aprovecharse de la situación", dijo Widodo, en una comparecencia a medianoche tras una reunión con los jefes de la Policía, el Ejército y miembros de su Gabinete.

El presidente indonesio, que durante la semana se reunió con líderes religiosos para rebajar la tensión, conminó a los manifestantes dispersarse y aseguró que la investigación por blasfemia de Ahok se hará de forma "transparente, firme y rápida".

Los manifestantes acusan al gobernador de haber insultado el Islam por unos comentarios en los que rechazó unas críticas de adversarios basadas en un versículo del Corán.

Antes de la manifestación Ahok negó que hubiera tenido la intención de blasfemar, denunció que el vídeo en el que aparecía haciendo las controvertidas declaraciones había sido manipulado y pidió disculpas por haber ofendido a los musulmanes.

La manifestación siguió a otra convocada el 14 de octubre también en Yakarta por la misma organización contra el gobierno de un no musulmán como Ahok en la ciudad de mayoría musulmana, y que también acabó con disturbios.

El gobernador encabeza las encuestas para las elecciones de febrero en las que buscará su reelección en el cargo al que ascendió al sustituir a Widodo cuando este fue elegido presidente en 2014.

La candidatura del gobernador, que cuenta con el apoyo público de Widodo y de su Partido Democrático de Indonesia para la Lucha, ha alentado estas protestas de grupos islamistas a la que ha dado apoyo el partido Gerindra, en el que milita el principal adversario de Ahok en los comicios.

Indonesia es el país con más musulmanes del mundo, con un 88 por ciento de sus 250 millones de habitantes que profesan esta religión, la gran mayoría de forma moderada.