23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 30 de marzo de 2017, 13:37

El PIB de Uruguay crecerá 2,5 % pese a la "incertidumbre" en Argentina y Brasil

Montevideo, 30 mar (EFE).- El PIB de Uruguay crecerá un 2,5 % en 2017 a pesar de la "relevante" influencia de los factores externos en la situación del país, especialmente la "incertidumbre" que genera la recuperación económica de Argentina y Brasil, aseguró a Efe el economista uruguayo Ignacio Munyo.

"Los factores claves del exterior que determinan la economía del Uruguay son las condiciones financieras internacionales; los precios de los productos que Uruguay exporta; el precio de importación del petróleo; y la situación de Argentina y Brasil, ya que nuestros vecinos son siempre relevantes para el Uruguay", dijo Munyo.

En ese sentido, aclaró que "dos terceras partes del desempeño económico del Uruguay en el corto plazo se juegan afuera del Uruguay. Esa una característica importante de la economía uruguaya".

Asimismo, Munyo afirmó que estima que el crecimiento del 2,5 % para este año en el país, se explica por "un muy buen primer semestre donde el turismo fue un rol preponderante".

"Tuvimos una excelente temporada turística. Cuando salgan los datos de este primer trimestre esto va a poner un piso de crecimiento para el resto del año", acentuó.

No obstante, advirtió que en el futuro de la economía uruguaya en un medio plazo se aprecia "un panorama un poco más nublado".

"Hay mucha incertidumbre internacional y ahí va a ser fundamental cómo se empieza a desenvolver el Gobierno de Donald Trump en dos aspectos fundamentales que tienen un impacto indirecto, pero muy importante, en el Uruguay", como son el plan de infraestructura y la reforma tributaria, sostuvo.

Para el experto uruguayo ambos factores tienen un impacto "importante sobre los capitales que fluyen a nivel internacional y que van a mirar con más atención a Estados Unidos, en detrimento de economías como la uruguaya o el resto de las economías emergentes".

Además, consideró que en ese sentido hay "un enorme desafío de seguir siendo atractivos para la inversión extranjera" y recordó que este factor "fue el motor de crecimiento del Uruguay" de los últimos 8 años.

"Esto está cambiando y eso genera un desafío muy grande para nosotros", recalcó.

El economista expuso estas perspectivas durante la oratoria "Perspectivas económicas de Uruguay: ¿dónde se juega nuestra suerte?", que tuvo lugar en la Cámara de Comercio Española en Montevideo, durante la inauguración del Ciclo de Desayunos de Consulta 2017.

Explicó también que se prevé en el país un crecimiento pero que "para ser atractivos a esta inversión, se deben bajar barreras muy grandes que tenemos en la productividad"

"Uruguay es un país muy poco productivo y que tiene barreras fuertes en cuatro grandes áreas que identificamos para poder tener una mejor perspectiva de crecimiento mediano y largo plazo", argumentó.

Según indicó, estas "barreras" son el deterioro de la calidad de la mano de obra; el "fuerte" peso del Estado en el sector privado uruguayo; la "anticuada" regulación laboral; y la inflación internacional, un tema "crítico" para el país.

"Uruguay tiene que estar mucho más abierto. Tiene que tratar de desmarcarse lo más posible de un Mercosur que es cerrado, y tiene que buscar abrirlo por que si no puede abrirlo, tiene que buscar escaparse de alguna forma porque necesita tener acuerdos de libre comercio con más países del mundo", puntualizó.

"Eso son los grandes desafíos de Uruguay a la hora de progresar", concluyó.