18 jun. 2024

Inflación de alimentos deteriora la calidad de vida y el bienestar

Desde hace casi 20 años, la inflación de alimentos es un fenómeno que ha sido invisibilizado por las autoridades monetarias, escondida detrás del promedio general de inflación. El problema es que para los hogares, el aumento de los precios de los alimentos socava el bienestar, por lo que además de deteriorarse la vida, se deslegitima la estadística pública, ya que esta señala una baja tasa de inflación cuando, en realidad, las familias sufren el aumento de los precios. La combinación es explosiva para la gobernabilidad y la cohesión social.

Los precios de productos básicos de la canasta familiar, especialmente de los alimentos, están aumentando rápidamente, situación que agrega angustia a las familias paraguayas que en su gran mayoría sobreviven con ingresos bajos y volátiles, empleos precarios e informales y sin mecanismos que permitan suavizar los ciclos de consumo.

Los datos de la autoridad monetaria, el Banco Central del Paraguay, muestran que al mes de abril de 2024, la inflación general llegó al 2,8%, siguiendo la tendencia esperada de la meta de inflación para todo el año. Sin embargo, la inflación de alimentos ya acumuló 6,9%. Esto significa que para la población en situación de pobreza extrema, la meta de inflación ya fue superada. Para el resto de la población trabajadora, la situación no es mejor, ya que los alimentos tienen alto peso en la canasta de bienes y servicios.

Dentro del rubro alimenticio, los aumentos más resaltantes se observaron en los productos lácteos y en las hortalizas que siguen manteniendo una tendencia alcista. Asimismo, se registraron aumentos de precio en los cereales y derivados, como los identificados en los panificados, pastas alimenticias y arroz. Si bien los precios de la carne vacuna se redujeron, sus sustitutos, como la carne de aves, cerdo, pescado, menudencias y embutidos, experimentaron subas. Como se puede ver, los incrementos de precios se verifican en importantes rubros de la cultura gastronómica paraguaya.

La inflación tiene un alto contenido político y trae aparejada incertidumbre y sensación de vulnerabilidad porque es un fenómeno totalmente ajeno al control de las personas.

Esta sensación siempre viene acompañada de malestar social y desaprobación política. El Gobierno tiene instrumentos para enfrentar al menos una parte de las causas, pero como toda política debe decidir a quién beneficia.

La mayor parte de las instituciones con competencia en el tema, a pesar de que cuentan con presupuesto, están ausentes en la solución. Están tan ausentes que la situación no mejoró absolutamente nada ni en este gobierno ni en el anterior.

Los resultados son muy claros. Al no generarse ingresos en el sector rural, la reducción de la pobreza se estanca, mientras que la inflación de alimentos se mantiene, en promedio, mucho más arriba que la inflación general.

Las consecuencias indirectas son igualmente negativas. La expulsión del campo a la ciudad está generando un crecimiento casi insostenible del área metropolitana de Asunción y de otras urbes. La deficiente producción de alimentos pone en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria, haciéndonos dependientes de otros países.

El contrabando y la precariedad de la agricultura familiar son el reflejo del fracaso político de muchas instituciones públicas, con una cantidad importante de autoridades políticas y funcionarios públicos que cobran salarios y gastan recursos públicos sin tener resultados.

No es el caso de otros ámbitos en que las instituciones están sobrepasadas y no cuentan con presupuesto suficiente para cumplir con los objetivos que la ley les otorga. En este, la institucionalidad pública tiene una serie de organismos, cada uno de ellos con diferentes funciones que si se coordinaran adecuadamente y sus funcionarios ejercieran sus responsabilidades con compromiso y honestidad, otro sería el resultado.

Es decepcionante observar cómo la desidia de los responsables conduce al fracaso de un amplio sector de la población en un problema que tiene solución. Solo es necesario que se movilice la voluntad política. Esperemos que en el corto plazo cambie esta situación.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.