24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
martes 17 de enero de 2017, 01:00

El patriotismo paraguasho

Brigitte Colmán - TW @lakolman
Por Brigitte Colmán

Hace unas semanas pasó por acá un corredor argentino, vino a participar del rally Dakar que partía de Asunción, y el muchacho no tuvo mejor idea que quejarse un poco del calor.

El piloto Emiliano Spataro, dijo, y lo cito textualmente que: "el clima de Paraguay es insoportable por el calor y la humedad", y agregó su deseo de que hubiese preferido partir desde Buenos Aires.

¡Ay! Para qué hablaste Emiliano... Explotaron las redes sociales, y la gente lo tomó como una declaración de guerra, más o menos. Encima que estábamos tan contentitos con que el famoso rally pase por Asunción.

Con los días, el enojo colectivo de la fauna tuitera fue amainando, pero nos queda irremediablemente el recuerdo de la triste reacción popular.

Como si no fuera cierto o que. ¡Claro que en Paraguay hace un calor de mierda!, pero al parecer solo nosotros, los que portamos orgullosos la cédula de identidad paraguaya, podemos quejarnos de él.

Y, como si el incidente no fuera suficiente, la semana pasada nuestro patriotismo de morondanga padeció un segundo round.

Una chica, que está bien lejos de ser un ícono de la intelectualidad argentina (De los Borges, Cortázar, Fontanarrosa y otros) cometió un desliz y nuevamente se desató el caos en el Twitter. Esta vez el tema no fue el calor, sino la manera en que hablamos los paraguayos.

A Charlotte Caniggia, (hija de un ex jugador de fútbol) se le ocurrió confesar que una vez canceló una cita con un muchacho y esta fue la explicación: "Cuando me llamó y me habló en paraguayo, dije no, no puedo". Y agregó por cierto: "No, ese acento me la baja", remató la joven famosa con gran elocuencia.

La reacción esta vez fue tremenda.

Ni la deuda de Yacyretá ha provocado jamás tamaño encabronamiento.

Retomando. Si critican el calor y la humedad que hace en Paraguay o si critican nuestro acento nos enojamos, amenazamos con dejar el Mercosur y no volver a participar en un Mundial de Fútbol (Ahhh no, para eso está Chiqui), pero si un grupo de colorados amenaza con violar la Constitución Nacional callamos y miramos hacia otro lado.

Armamos escándalos en redes sociales por un vyroreí, pero no pasa nada cuando pillamos los 5 aguinaldos de funcionarios de Hacienda; o cuando se va la luz, la temperatura se acerca a los 50 grados y como guinda en la torta también se corta el agua.

Y después nos asombra el por qué estamos como estamos. Porque, entre otras cosas, este nuestro patriotismo es realmente es de cuarta.