20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 3 de junio de 2017, 09:24

El papa recibe y anima en el Vaticano a niños afectados por seísmos en Italia

El papa Francisco mantuvo hoy un encuentro muy emotivo en el Vaticano con unos 400 niños procedentes de localidades del centro de Italia que se han visto golpeadas en los últimos meses por diversos seísmos.
EFE


Los niños son de localidades como Norcia, Cascia, Accumoli, Amatrice, Arquata del Tronto y Acquasanta Terme, situadas en las regiones del Lacio, Las Marcas y Umbría, en el corazón de Italia, lugares que han sufrido severos daños como consecuencia de los terremotos de diversa magnitud que desde agosto de 2016 se han sucedido en estas zonas.

"Me dicen que tengo que hablar, pero a mí me gusta escuchar", aseguró Jorge Bergoglio, quien solo pronunció unas pocas palabras de agradecimiento e invitó a los niños a que se le acercasen y tomasen la palabra.

Unas palabras que hablaban de temblores de tierra y cómo los vivieron los pequeños, así como los meses posteriores al tener que dejar sus casas y colegios para trasladarse de forma provisional a las estructuras que les ha proporcionado el Gobierno hasta que complete la reedificación de sus localidades.

"Hemos vivido momentos difíciles", aseguró un niño al papa, quien le dio ánimos diciendo: "hay que recuperarse, cuando ocurren estas calamidades uno tiene que volver a levantarse".

Otra niña de Cascia explicó que después del terremoto su familia tuvo primero que vivir en una tienda de campaña y después se trasladó a una casa de madera.

"Esto que habéis vivido es una cosa fea porque es una calamidad (...) y las calamidades hieren el alma, pero el Señor nos ayuda a recuperarnos", señaló el papa.

"Una de las cosas que más le gusta a Jesús, una de las palabras que más le gusta al Señor, es la palabra 'muchas gracias'. Os quiero agradecer a vosotros y deciros gracias por esta visita, por venir aquí, por venir a recordar aquel feo momento", indicó Francisco.

Los niños, que departieron con el papa en el Aula Pablo VI del Vaticano, también le entregaron dibujos que habían pintado en el colegio.

Además hubo momentos que provocaron la risa del papa y de los asistentes, como cuando animó a una de las niñas a decir algo y ella reconoció que al acabar el acto iría a un restaurante.

"¿Tienes hambre?", le preguntó de inmediato el papa Bergoglio con una sonrisa. "Cuando uno de dice 'quiero ir al restaurante' es un modo de decirle al papa 'no te alargues demasiado, tengo ganas de comer'".

La visita se enmarca en la iniciativa "El tren de los niños", un proyecto promovido por la organización "Cortile dei Gentili", una estructura del Consejo Pontificio de la Cultura, que cada año lleva al Vaticano a pequeños para que tengan la oportunidad de conocer y conversar con el papa.

Este año se cumple la quinta edición de este programa que llevó a los niños al Vaticano en torno a las 11.30 hora local (09.30 GMT), donde fueron recibidos por la Asociación "Sport Senza Frontiere" y la orquesta Maré do Amanhã, cuyos músicos proceden de una favela de Río de Janeiro.

Antes de comenzar el acto, los participantes se hicieron una foto con el pontífice y lanzaron al aire globos blancos en memoria de las víctimas de los terremotos.