21 de julio
Viernes
Despejado
24°
Sábado
Despejado
17°
28°
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
viernes 10 de febrero de 2017, 02:00

El dueño del teléfono se contradice en su declaración

Franco González Báez y María José Aguiar acudieron a declarar ayer en el caso del supuesto atentado contra el presidente Horacio Cartes planeado por los senadores Desirée Masi y Roberto Acevedo, a través de mensajes del grupo de WhatsApp S.O.S. Paraguay. El teléfono estaba a nombre de Aguiar y seguidamente se transfirió a nombre de González.

Franco González se contradijo al ser consultado por el asistente fiscal si conoce la denuncia formulada por Canillas, a lo que responde: “No tengo conocimiento”. Seguidamente cuando se le consulta si quiere agregar algo más señaló: “Sé y me consta que la denuncia realizada por Luis Canillas no es una denuncia falsa ni temeraria”.

Comentó que le comunicó su hermano, el apoderado Eduardo González, de la existencia del grupo. “Le digo que me parecía que se estaban tocando temas delicados y que si él tenía forma de llegar hasta el presidente y Eduardo me dijo que él no tenía acceso directo al presidente”.

Luego menciona en su declaración que conoció al intermediario, Hugo Martínez, a quien le conoció en un lugar público de Lambaré. “Él me comenta que debido a su trabajo es allegado a personas del primer anillo del presidente y me animé a comentarle que tenía datos importantes y peligrosos”, contó y luego quedaron en hablar del tema. “Entiendo que fue con Canillas que se comunicó después”, dijo. Agregó que luego de la Navidad se comunicó con Martínez, quien le dijo que le relató el caso a Canillas. “Es así que le consulto a Eduardo si realmente este Canillas tenía llegada al presidente y me confirma que sí. Para esa fecha ya estaba preocupado por lo que yo sabía y no tenía forma de hacer llegar la información”, siguió relatando en su declaración. “Eduardo me llama unos días antes de Año Nuevo y me dice que ya pudo contactar con Canillas y me da su número. Unos días después me puse en contacto”, dijo.

Señaló que le entregó el teléfono a Canillas frente a su oficina y que en ese momento le pareció que “Canillas no creía en nada del grupal, así como la mayoría hasta hoy no lo puede creer, me dijo que iba a viajar y que no sabía si la información era cierta y que él no podía simplemente dejar sin cerciorarse de la información” (sic). Agregó que le entregó más de 1.000 mensajes sin leer.

Embed