22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
domingo 6 de agosto de 2017, 02:00

El acróbata Daniel Vrijsen y la vida en el Cirque du Soleil

Los artistas del Cirque du Soleil tienen toda una vida detrás de escenarios. ÚH habló con Daniel Vrijsen, quien cuenta qué hace fuera de las actuaciones, su rutina de entrenamientos, sus comidas y su vida social.

Sergio Noe

sergionoe@gmail.com

Daniel Vrijsen es uno de los más de 40 artistas del Cirque du Soleil, además de los 120 funcionarios que se encuentran en el Big Top –la gran carpa azul y amarilla– montado en el Puerto de Asunción con presentaciones hasta el domingo 13 de agosto.

Este artista belga que actúa en el Cirque du Soleil desde hace dos años con el espectáculo Amaluna se encarga del número del popular "sube y baja" (teeterboard o báscula) y, antes de ser parte del staff, hizo presentaciones como freelance en otros espacios en Moscú, Rusia.

Antes de iniciar su entrenamiento, conversó con ÚH y comentó que su rutina diaria de ensayos depende de la programación que realicen los directivos del circo. "A veces, tenemos dos a tres entrenamientos por semana en la carpa más pequeña del circo. Como nuestro número es colectivo y hay gente nueva que se incorpora al acto, entrenamos más en el escenario central, con música y luces, ya que pueden introducirse variaciones", señaló.

Reveló que cada artista también entrena para estar listo para otros números –como respaldo– en caso de que otros no puedan actuar por diversos motivos. "Yo practico para el doble de Romeo –uno de los personajes centrales de Amaluna– para la escena del palo chino", contó.

Daniel dijo que el show también es un entrenamiento, e incluso actúan en dos espectáculos al día. "Eso ya es parte de la rutina, además de los ensayos adicionales que tenemos, sumando así muchas horas de prácticas", explicó el artista. Tras los shows, quedan con mucha adrenalina y pueden seguir entrenando, lo cual les ayuda a descansar bien.

libertad. Vrijsen comentó que actúa en seis a siete shows en la semana y los lunes tienen su día libre. Algunos aprovechan para visitar la ciudad, ir al shopping, al cine o al spa, mientras que unas 15 personas del equipo ya fueron a las Cataratas de Yguazú.

"En mi día libre, yo traté de descansar un poco, considerando que estamos iniciando en Asunción la gira en Sudamérica. Cada uno tiene actividades diferentes", dijo.

En cuanto a las comidas, en su caso, tiene un menú libre, ya que necesita muchas calorías, porque su trabajo demanda gran energía. "En el restaurante tenemos dos grandes comidas, con el desayuno y el almuerzo. También comemos algo antes del show y luego algún aperitivo (snack) al final del show", acotó, asegurando que "puede comer lo que quiera", pese a que otros tienen una dieta.

Es la primera vez que visita el Paraguay y en el ensayo general, antes de la première, el público lo sorprendió "porque hizo olas, aplaudió y se sentía una gran energía".

En cuanto a su vida social y familiar, relató que gracias a las redes sociales sus familiares y conocidos pueden seguir su trabajo de cerca, además de conversar con ellos. También tiene su novia en el mismo show circense, lo que considera "fantástico".

"Mi vida está de gira desde hace 10 años y mi familia ya comprende mi rutina y ya se acostumbraron", concluyó.