28 de marzo
Martes
Mayormente despejado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
33°
Jueves
Muy nublado
21°
32°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 27 de diciembre de 2016, 01:00

Disparan y amenazan de muerte a un corresponsal de ÚH en Capitán Meza

Debido a las denuncias realizadas ayer por Geovani Luiz Tonel y su abogado contra Vilmar Eisen, por negarse a cumplir con una orden judicial firmada por un juez de Alto Paraná para el desalojo de un inmueble, un equipo periodístico se trasladó hasta el lugar para tener la otra versión, pero fue recibido a los tiros.

El caso es que a pesar de que el mandamiento judicial que autorizaba el uso de la fuerza pública en caso de resistencia, Eisen no acató la orden ni la Policía Nacional dio cumplimiento.

“Tiene gente armada dentro de su propiedad y amenaza de muerte a mí, a mis familiares y todos los que se atrevan a ingresar a la propiedad. Yo lo único que quiero es que se cumpla mi contrato de arrendamiento, estoy perdiendo un millón de dólares y no puedo sacar mis cultivos”, lamentó Tonel con respecto a que no se cumple lo dispuesto por el juez. “Ese señor (Eisen) hace lo que quiere”, dijo Geovani.

Guido Rivas, abogado del denunciante, ratificó estas denuncias sobre un juicio de incumplimiento de contrato, en febrero del año 2016, cuando su cliente fue desalojado a la fuerza y no pudo ingresar de vuelta para terminar de cumplir su contrato. “En todo momento la Policía Nacional se ha negado a dar cumplimiento al contrato”, denunció el abogado.

AGRESIÓN. Con el propósito de obtener la otra versión de los hechos ayer, en horas de la tarde, el corresponsal de ÚH se trasladó hasta la propiedad en conflicto, ocupada por Vilmar Eisen, con acompañamiento de una patrullera policial de la comisaría 90, a cargo del suboficial de apellido Benítez.

Al llegar, se comenzó a filmar el inmueble, cuando desde el interior de la propiedad, un hombre de edad y un joven con anteojos negros, disparaban al aire con escopetas y se dirigían a los trabajadores de la prensa, amenazando de muerte y reclamando la orden judicial para filmar la propiedad en cuestión, a pesar de estar en un camino público.

Detrás de los hombres armados llegaron otros civiles, también fuertemente armados y se ubicaron detrás de la alambrada hacia el automóvil de prensa estacionado en el camino público. “Quién carajo sos vos, quién te manda?”, amenazó uno de ellos, quien intentó quitarle la cámara al trabajador de prensa, momento en que el corresponsal abandonó el sitio.