11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 14 de septiembre de 2016, 01:00

Deuda del agro y proveedores obliga a ajustes en gestión de los bancos

El último informe de la consultora Moody’s Investors Service seguramente viene a reflejar una alerta, probablemente de calificaciones particulares que entrarán en revisión y sopesarán los factores particulares de cada institución (bancaria), a criterio de Beltrán Macchi, titular de la Asociación de Bancos del Paraguay (Asobán).

Esto fue referido en torno al reporte de la calificadora internacional, en el que bajó su perspectiva del sistema bancario paraguayo (Ba1, estable) a negativa, dada la expectativa del aumento de la morosidad de los préstamos y el declive de la rentabilidad de los bancos.

“Sobre todo, alertan respecto de las condiciones que van a imperar en los próximos meses para el sistema financiero; un trabajo importante será contener y reducir la mora”, destacó Macchi en declaraciones a Radio Ñandutí.

De acuerdo con Moddy’s, la caída está siendo impulsada por una continua desaceleración de la industria agrícola, un sector exportador clave, así como también por una economía generalmente menos exuberante.

exposición. Agrega el reporte que los bancos se encuentran considerablemente expuestos al sector agrícola, con préstamos a productores de soja que representan el 10% de los préstamos locales del sistema bancario y créditos a productores de ganado que representan otro 10%, haciéndolos vulnerables al reciente desplome de los precios de los comodities.

Sobre estas últimas consideraciones, Macchi manifestó que no hay forma cómo revertir los impactos de la agricultura y sobre todo del clima. “El agro es el componente más primordial de la economía, con impacto en los otros sectores industriales y de servicios; cuando el agro sufre, toda la economía también hará acuse de recibo”, dijo.

caída de precios. En la coyuntura actual, según el referente, a diferencia de años anteriores en que el PIB agrícola caía por la sequía y el efecto climático, últimamente lo que prevalece es la caída de precios en el mercado internacional. Ciertamente que el volumen de la producción crece y también el sector, pero presenta un desfasaje que impide el normal cumplimiento de los pagos, según dijo.

Beltrán Macchi consideró también que el sector bancario se viene ajustando desde el año pasado, desde inicios del segundo trimestre, ya que las empresas agrícolas o los proveedores vienen reestructurando deudas y analizando cómo hacen para cumplir con sus compromisos financieros.

“Por primera vez nos enfrentamos a una caída del ingreso agrícola, no del producto en sí, ya que la producción crece y con niveles normales de desempeño; pero el ingreso cayó en aproximadamente USD 1.000 millones; eso impacta fuertemente en el cumplimiento y la capacidad de actores”, destacó el bancario.

Puntualmente en cuanto a la coyuntura local, Moddy’s destaca que “la caída de los precios de la soja ha impulsado un aumento sostenido de los préstamos en mora, y la calidad de los activos posiblemente se debilitará aún más en los próximos meses, ya que los deudores del sector agrícola se encuentran bajo presión”.

Se menciona en el documento que la cobertura de previsiones para pérdidas crediticias del sistema paraguayo es también relativamente débil, lo cual deja a los bancos con una preparación deficiente.

Según el reporte de Moody’s, luego de años de crecimiento de los préstamos de consumo y de vehículos, la morosidad también está registrando un incremento en esos segmentos, evidenciado por un incremento en la mora en el sistema bancario local, a 3% en junio de 2016, una suba desde el 1,8% registrado a fines de 2014.