10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 30 de agosto de 2016, 01:00

Crisis del Mercosur: "Uruguay toma una postura de enfrentamiento"

Para dar un corte a la división generada en el bloque sobre el ejercicio de la presidencia rotativa, urge disuadir primero a Uruguay para que deponga su posición, contrapuesta a la de los otros 3 fundadores del Mercosur, dice el embajador.

Por Susana Oviedo

soviedo@uhora.com.py

De respuesta directa, el embajador José Antonio Moreno Ruffinelli observa atento los acontecimientos originados en el Mercosur a partir de la comunicación que realizó Uruguay el pasado 29 de julio para informar que concluía su presidencia pro témpore del Mercosur y que no veía impedimentos jurídicos para que, siguiendo el orden alfabético, Venezuela asumiera la posta. No oyó a los otros tres socios fundadores del bloque que se expresaron en contra de ello.

–Ante las actuales circunstancias jurídica y política del Mercosur, ¿es la mejor opción dejar pasar el tiempo y aguardar hasta diciembre cuando corresponderá a la Argentina asumir la conducción del bloque?

–No. No se puede dejar acéfalo el Mercosur. Es poco seria esta posición, a mi criterio. Además, qué mensaje estamos transmitiendo así a la comunidad internacional, si no podemos ponernos de acuerdo por una cuestión interna, y que por esa razón nos quedamos sin presidente en el bloque. Hay que darle un corte a esto, de alguna manera.

-¿Cuál es el corte que hay que darle?

–Hay varias maneras. Puede venir desde la denuncia del Protocolo de Venezuela hasta decidir una prórroga de 6 meses o un año a Venezuela para que se adecue a cumplir con los requisitos establecidos en la ACE N° 18 (Acuerdo de Complementación Económica), que tiene que cumplir cualquier país que quiere ingresar al Mercosur, y que la República Bolivariana no ha cumplido ni la mitad de ellos. Hay un abanico de posturas que se pueden barajar para llegar a una solución al impase sobre la presidencia pro témpore del Mercosur.

–Pero, ¿y Uruguay?

–Hay que sentarse en una mesa con Uruguay. Ponerse de acuerdo, en primer lugar, con este país y luego tomar una decisión. A mí me parece que Uruguay está tomando una postura de franco enfrentamiento con el Mercosur por razones estrictamente ideológicas, porque no existen otras razones por las que pueda explicarse que esté en la posición en que se halla.

–Uruguay participa tanto en las reuniones que convocan Argentina, Brasil y Paraguay, como las del Gobierno de Venezuela, que se autoproclama al frente de la presidencia. Esto parece una situación insalvable...

–Por eso insisto: Tienen que reunirse los 4 cancilleres (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Encerrarse, en un hotel o donde sea, 24 o 48 horas, y salir con una postura de consenso. No puede ser que 4 países serios, fundadores del Mercosur, y que conocen íntimamente al bloque no puedan hallar una salida razonable a una situación de crisis como es esta.

–¿Le están dando largas al asunto?

–Sí, y no le hace nada bien al Mercosur. El bloque no está proyectando la mejor imagen que puede. En este momento hay una crisis de institucionalidad, que es lo que debe resolverse para proyectar imágenes positivas.

–Si no se consigue que Uruguay se alinee, ¿igual pueden tomar una determinación para sortear la actual división?

–No se puede tomar una determinación si no hay consenso. Pero, insisto, estamos entre 4 países civilizados. No puede ser que no puedan encontrar una solución a un problema como este.

–¿Pudo haberse evitado esta situación? ¿Cómo?

–Yo creo que la negociación se hizo tarde. Este problema se veía venir. El único país que se preocupó a tiempo de la situación fue Paraguay, que advirtió varias veces que el problema se venía.

–Venezuela actúa como si estuviera ejerciendo la presidencia del Mercosur y los otros tres países siguen la agenda del bloque, ignorando al país caribeño. ¿Hay dos conducciones?

–No se puede hablar de dos conducciones. Lo que el Gobierno de Venezuela hace,

autoadjudicándose la presidencia pro témpore, es absolutamente nulo. Es solo para consumo propio.