26 de febrero
Domingo
Mayormente nublado
23°
35°
Lunes
Mayormente nublado con tormentas
24°
34°
Martes
Nublado
24°
34°
Miércoles
Muy nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 30 de noviembre de 2016, 01:00

Condenan a motochorros por asalto y muerte de cambista

Por Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Jóvenes de entre 21 y 25 años de edad, integrantes de una gavilla, fueron condenados a una pena de entre 12 a 20 años de prisión, al ser hallados culpables de un caso de robo con resultado de muerte, durante un asalto a cambistas en el año 2013. Uno de ellos reconoció que disparó porque las víctimas reaccionaron.

Los ahora condenados son Julio David Quintana (21), quien recibió la pena más alta –20 años de prisión– como autor de los disparos, mientras que Carlos Miguel Portillo Quintana (22) fue condenado a 15 años de prisión. Los otros miembros de la banda, Éver Ramón Reyes Duarte (24) y Carlos Serafín Vera Díaz (25), fueron condenados a 12 años de prisión.

Los jóvenes habían asaltado a los cambistas Alcides Martínez Núñez –muerto de un disparo en el pecho–, Casimiro Mateo Martínez Ayala, quien acusó varios disparos, y Marcos Martínez Giménez, el 15 de diciembre del año 2013, en el puesto ubicado en la esquina de las avenidas Monseñor Rodríguez y Julio César Riquelme del barrio Ciudad Nueva de Ciudad del Este.

Los delincuentes se acercaron al puesto del cambista en dos motocicletas con supuesta intención de realizar una transacción, pero sacaron sus armas de fuego e intimaron a las víctimas a entregar sus bolsos.

Martínez Núñez y Martínez Ayala protagonizaron una lucha cuerpo a cuerpo con los delincuentes, momento en que fueron heridos. El primero acusó un disparo en el pecho y falleció en el lugar, mientras que el segundo recibió seis disparos.

Los delincuentes huyeron tras percatarse de la muerte de una de sus víctimas, pero fueron capturados luego de abandonar sus motocicletas y abordar un automóvil que estaba al mando de Quintana, quien recibió la pena más alta porque reconoció en su declaración que disparó contra los trabajadores porque estos se resistieron al robo, aduciendo que no tenía intenciones de matar a ninguno de ellos.

Los jueces determinaron que la pena sea cumplida en las penitenciarías de Ciudad del Este y Encarnación.