9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 15 de septiembre de 2016, 02:00

Comerciante y escribana son imputados por estafa

Por Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Un supuesto comerciante, identificado como Isidro Torres Cabañas, y la escribana Ana Rosalba Agüero fueron imputados por estafa y otros por el fiscal Carlos Almada.

Es por la venta de un inmueble de 5 hectáreas por valor de 120.000 dólares americanos con documentos falsos a la abogada Hilda Arrúa, quien resultó víctima. Torres Cabañas tiene como antecedentes 35 denuncias por varios hechos delictivos.

La imputación es por estafa, producción de documentos de contenido falso y producción de documentos no auténticos, por los cuales el fiscal solicitó medidas alternativas en caso de que no tenga otro proceso; caso contrario, solicitó la prisión preventiva.

La denuncia fue presentada hace casi un año ante el Ministerio Público, según los antecedentes. Inicialmente, el caso cayó con la fiscala Denise Duarte, quien no impulsó la investigación hasta que fue denunciada ante la Fiscalía Adjunta y la denuncia fue reasignada con su colega, Carlos Almada.

Según la investigación fiscal, Torres Cabañas y la escribana falsificaron un poder especial para la supuesta venta del terreno cinco años después que el propietario haya fallecido. El poder especial fue otorgado a Torres Cabañas y redactado en la escribanía Agüero, de la escribana Ana Rosalba Agüero, ubicada en la calle Pampliega y Adrián Jara, del centro de Ciudad del Este.

El documento apócrifo es de fecha 13 de octubre de 2014 supuestamente otorgado por Juan Carlos Martínez Álvarez, quien se encontraba en compañía de su esposa Lucina Vallejos, en el momento de su redacción, de acuerdo con el contenido.

En la escribanía se gestionó la constancia de no gravamen sobre el inmueble, del título de la propiedad y la copia de cédula del supuesto poderdante, quien también era cliente de la depositaria de la fe pública.

La compradora se percató de la estafa cuando intentó tomar posesión sobre el inmueble. Los familiares de Martínez Álvarez le manifestaron que este ya había fallecido en el año 2009 y que no existe poder especial para venta del inmueble.

El abogado Mauro Barreto, representante de la víctima, sostuvo que pidieron la cancelación de la matrícula de la escribana y anuncian una querella criminal contra ambos. Barreto señaló que las víctimas están recibiendo amenazas por parte del supuesto estafador.

OTROS CASOS. Una larga lista de 35 denuncias por diferentes hechos delictivos posee Torres Cabañas.

La fiscala Analía Rodríguez también imputó a Torres Cabañas, la escribana Agüero y un tercero, de nombre Cirilo Giménez, por la venta de otro inmueble en similares circunstancias.