25 de julio
Martes
Mayormente despejado
17°
33°
Miércoles
Despejado
16°
32°
Jueves
Despejado
16°
31°
Viernes
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 20 de mayo de 2017, 02:00

Cerco judicial se cierra sobre el presidente Temer en Brasil

Las nuevas denuncias de corrupción salpican al jefe de Estado, destapando las especulaciones sobre su permanencia en el cargo.

AFP, EFE y REUTERS

BRASILIA - BRASIL

El presidente Michel Temer fue acusado por la Fiscalía de Brasil de tentativa de obstrucción a la justicia, en un nuevo golpe para el mandatario conservador que ayer trataba de impedir una desbandada de aliados para permanecer en el cargo.

Según la Fiscalía, Temer habría actuado en coordinación con el senador y ex candidato presidencial Aécio Neves, suspendido el jueves, para poner palos en las ruedas de la Operación Lava Jato, que investiga una vasta red de sobornos en la estatal Petrobras.

"Se verifica que Aécio Neves en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato, sea a través de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la policía que conducirían las investigaciones", afirma el fiscal general, Rodrigo Janot, en su pedido para que la Corte Suprema autorice la investigación. "De esta manera, se vislumbra igualmente la posible práctica de delito de obstrucción a la Justicia", concluye.

otros implicados. El documento también menciona la participación en la trama de Alexandre de Moraes, juez del Supremo Tribunal Federal y ex ministro de Justicia de Temer. Las acusaciones se basan en delaciones premiadas de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación JBS, entre ellos sus dueños Joesley y Wesley Batista. Las confesiones no son consideradas pruebas a menos que un tribunal así lo determine.

Brasil vive en estado de conmoción política desde que el miércoles el diario O Globo reveló una conversación entre Temer y Joesley Batista en la que, según Janot, el jefe de Estado da su "anuencia" al pago de un soborno para comprar el silencio del ex diputado Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción. "Se desprende de los elementos recolectados el interés de Temer en mantener a Cunha controlado", señala el texto.

En esa reunión, el mandatario también indicó a Batista que podía contactar al diputado Rodrigo Rocha Loures, un estrecho aliado, para discutir temas de interés de su grupo empresarial. Las autoridades registraron luego a Batista y Loures discutiendo delitos como garantizar la coincidencia de versiones de acusados en el caso Petrobras o la compra de su silencio.

Presiones. Temer enfrenta desde el jueves 8 pedidos de impeachment, aparte de un proceso en la Justicia Electoral que podría anular los comicios de 2014, por presuntos aportes de campaña de la constructora Odebrecht, una de las principales implicadas en el escándalo Petrobras.

La presión social también crece. Miles de personas gritaron "¡Fora Temer!" en Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia y hay más manifestaciones previstas para el fin de semana. La ex ministra y senadora Marina Silva, que en las presidenciales de 2014 obtuvo casi 20% de votos, declaró que Temer no está en condiciones de gobernar. El ex presidente del STF Joaquim Barbosa comentó: "No hay otra salida: los brasileños tienen que movilizarse, ir a las calles y reivindicar con fuerza: la renuncia inmediata de Michel Temer".


Al menos 4 ministros vinculados al caso

Al menos 4 ministros están implicados en los sobornos que repartió la multinacional JBS durante años, de acuerdo con el testimonio de directivos de la compañía divulgado en el marco de un acuerdo con la Justicia. Los 4 ministros sospechosos, según informó la Fiscalía a la Corte Suprema, son Gilberto Kassab, de Ciencia y Tecnología; Marcos Pereira, de Industria; Eliseu Padilha, de la Presidencia; y Wellington Moreira Franco, de la Secretaría de la Presidencia. "¿Por qué le pagábamos? Porque Kassab fue ministro algunas veces, era una persona que nosotros considerábamos de alguna influencia. Fue alcalde, en algún momento podría ser gobernador, vicegobernador o ministro de nuevo, como es hoy", confesó Batista.


El presidente sostiene que saldrá rápido

El presidente de Brasil, Michel Temer, aseguró que resistirá en el cargo y que saldrá de esta crisis más rápido de lo que se piensa, en declaraciones a una web brasileña sobre el escándalo provocado por una grabación en la que avala sobornos para un antiguo aliado político.

En declaraciones realizadas al periodista Gerson Camarotti y publicadas hoy en el blog del columnista del grupo O Globo, Temer insistió en su voluntad de permanecer en la presidencia y negó que haya recibido presiones para dejar el cargo. "Nadie llega aquí para pedirme la renuncia. Por el contrario, todos me piden que resista. Resistiré (...). Saldré de esta crisis más rápido de lo que se piensa", aseguró el mandatario.


El gigante cárnico JBS sobornó a 1.829 políticos brasileños de 28 partidos

La multinacional cárnica JBS financió las campañas de 1.829 candidatos de 28 partidos políticos en Brasil por medio de millonarios sobornos, de acuerdo con el testimonio de un directivo de la compañía divulgado ayer en el marco de un acuerdo de colaboración judicial.

El director de JBS, Ricardo Saud, aseguró en su declaración que las donaciones suman cerca de 600 millones de reales (184 millones de dólares) y que "todo son coimas", salvo 15 millones de reales (4,5 millones de dólares).

"Es importante remarcar que de esos 500 millones (de reales), casi 600 millones (de reales) que estamos hablando aquí, prácticamente, quitando esos 10, 15 millones (de reales), el resto todo es soborno. Todo tiene acto de oficio, todo tiene una promesa, todo tiene alguna cosa (en contrapartida)", resaltó Saud. "Me gustaría dejar registrado que dimos sobornos para 28 partidos (políticos). Ese dinero fue distribuido para 1.829 candidatos", subrayó.

Saud relata con total tranquilidad en su testimonio que gracias a ese dinero fueron elegidos "167 diputados federales" y además dieron coimas para "28 senadores", que se presentaron a diferentes comicios electorales.

"Y dimos sobornos para 16 gobernadores electos (...). Fue un estudio que hice por mi cuenta. Aquí están todas las personas que recibieron coimas directa o indirectamente de nosotros", agregó.

Los testimonios de JBS han provocado el enésimo terremoto político en Brasil, que se suma al que ya provocaron los de 77 ex directivos del grupo Odebrecht, quienes también relataron prácticas corruptas similares.

Firma en Paraguay. La planta frigorífica de JBS inaugurada el año pasado en Belén está considerada como una de las más grandes de Sudamérica. La empresa JBS invirtió alrededor de US$ 100 millones y cuenta con una capacidad para faenar 1.200 cabezas de ganado al día.

El gigante cárnico estableció su tercera planta procesadora de carne en Paraguay, y se sumó a la producción actual de los frigoríficos Industria Paraguaya Frigorífica SA (IPFSA) y San Antonio.

Nuevas confesiones también alcanzan a Lula y Rousseff

Una nueva confesión sobre el pantano de corrupción en que parece haberse sumergido Brasil agravó ayer la ya delicada situación del presidente, Michel Temer, y alcanzó además a sus antecesores Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva.

Esta vez, las revelaciones partieron de los directivos del grupo JBS, que en un acuerdo de cooperación judicial confesaron que pagan sobornos a Temer desde 2010 y que, desde el 2005, distribuyeron entre Lula y Rousseff la suma de 80 millones de dólares, siempre por los "favores" realizados desde sus posiciones de poder.

Sobre Temer, uno de los dueños de la empresa, Joesley Batista, afirmó que le paga sobornos desde el 2010 y que, entre ese año y el 2011, llegó a entregarle una "mesada" de 100.000 reales (hoy unos 29.500 dólares) por diversos "favores" en el Ministerio de Agricultura.

En relación a Lula y Rousseff, las confesiones dicen que ambos le facilitaron a JBS la obtención de multimillonarios créditos con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), entidad estatal también investigada por la trama corrupta en Petrobras.

El dinero de los sobornos, según JBS, alcanzó la suma de 50 millones de dólares en el caso de Lula y de 30 millones de dólares para Rousseff, y se depositaba en cuentas abiertas en el exterior. Batista admitió que esos créditos irregulares obtenidos con el Bndes ayudaron a la expansión de la compañía, que en los últimos años se convirtió en uno de los gigantes cárnicos a nivel global.

Las negociaciones con Lula y Rousseff, según dijo el empresario, tenían como mediador el ex ministro de Hacienda Guido Mantega. efe