18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
sábado 22 de julio de 2017, 01:00

Caso Rodrigo: Por vacaciones de ujier no hubo audiencia

La audiencia de imposición de medidas del suboficial segundo Arnaldo Andrés Báez se debió realizar en la mañana de ayer. Es en el caso del asesinato de Rodrigo Quintana, ocurrido el 31 de marzo.

Sin embargo, no se pudo realizar la diligencia de uno de los imputados por el ataque policial a la sede del Partido Liberal (PLRA) por un error del Juzgado Penal de Garantías Nº 10, que interina el magistrado Humberto Otazú. El ujier que tenía que notificar al procesado salió de vacaciones.

El uniformado fue imputado por el agente fiscal Aldo Cantero por el hecho punible de coacción grave. Según la filmación del circuito cerrado y las filmaciones de varios medios, Báez es el escopetero con casco blanco que en la madrugada del 1 de abril forzó la puerta del Directorio e ingresó detrás del suboficial ayudante Gustavo Florentín, quien supuestamente dio el tiro de escopeta que asesinó a Rodrigo Quintana.

El 3 de abril el Ministerio Público presentó la imputación contra el suboficial segundo, y además el juez Otazú había fijado audiencia de imposición de medidas para ayer porque el notificador salió de vacaciones.

Al salir de vacaciones el responsable de notificar de la audiencia al policía imputado no dejó el proceso a cargo de otro ujier notificador, explicaron ayer en el Palacio de Justicia, luego de confirmar que la audiencia quedó suspendida.

El juez Miguel Tadeo Fernández, quien por un par de semanas interina a su colega Humberto Otazú, suspendió la audiencia de imposición de medidas y convocó a Arnaldo Andrés Báez para el 28 de julio próximo.

IMPUTADOS. Los otros imputados por el ataque al PLRA son el comisario Tomás Paredes Palma, ex subjefe del Departamento de Investigación de Delitos, procesado por inducción a un subordinado a un hecho punible; y el oficial inspector Guido Amarilla, por tentativa de homicidio.

Por otra parte, por la muerte de Rodrigo Quintana se encuentra imputado el suboficial Florentín, por el hecho punible de homicidio doloso.

La defensa de este último, la abogada Selva Rodríguez, había señalado en varias oportunidades que el que disparó el proyectil calibre 12 con postas de plomo fue Arnaldo Andrés Báez, y no Florentín. Asegura que el disparo sale del lado derecho de su defendido, y el que estaba ahí era Báez.