3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 13 de noviembre de 2016, 08:06

"Calexit", la secesión de California vuelve a debate tras el triunfo de Trump

La secesión de California, una idea impulsada el año pasado por la campaña "YesCalifornia", cobró nuevos bríos el martes por la noche cuando el término "Calexit" comenzó a ser tendencia en las redes sociales tras conocerse la victoria de Donald Trump en las elecciones de EE.UU.

Antonio Martín Guirado - EFE


El objetivo que esconde el "Calexit", un juego de palabras relacionado con el "Brexit" (la salida británica de la Unión Europea), es plantear para el año 2019 un referéndum a sus residentes acerca de la independencia o la continuidad de California, la sexta economía del mundo, como miembro de la Unión.

La propuesta, que nació en el verano de 2015 de la mano del político Louis Marinelli, ha encontrado mayores apoyos tras comprobar cómo la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, se llevaba el 61,5 por ciento de los votos (casi 5,5 millones) en California durante las elecciones presidenciales.

"Si Donald Trump es la cara de EE.UU. hoy, entonces nosotros necesitamos otra para California. Queremos que California sea una nación", dijo Marinelli a Efe en una entrevista realizada en septiembre del año pasado.

"Ser californiano es más una mentalidad que un origen étnico o un idioma. Yo no acepté o aprendí esos valores hasta que vine aquí en 2006. Pensamos que California es una nación dentro de otra nación. No planteamos una total secesión", comentó Marinelli, un estandarte del movimiento nacionalista californiano residente en San Diego.

La visión de Marinelli para California dentro de EE.UU. es similar a la forma en la que Escocia se relaciona con el resto del Reino Unido.

California "es más potente económicamente que Francia y tiene una población mayor que la de Polonia", reza la página web de la campaña "YesCalifornia" (SíCalifornia). "Punto por punto, California se compara y compite con países, no solo con los otro 49 estados", agrega.

Además, el portal recuerda que el "estado dorado" produce casi un tercio de los vegetales del país y dos tercios de sus frutas y nueces, además de ser, según análisis oficiales, uno de los estados menos dependientes del Gobierno federal.

La campaña vio reforzado su seguimiento en las redes sociales inmediatamente después del "Brexit", pasando a tener cerca de 7.000 "me gusta" en Facebook y 650 seguidores en Twitter. Desde entonces, y especialmente tras la victoria de Trump, esos números han ascendido hasta los 22.000 y 9.000, respectivamente.

"El 'Brexit' fue el primer movimiento occidental secesionista que funcionó y creo que va a ser muy profundo", afirmó Marinelli recientemente a la revista Newsweek.

Siguiendo el ejemplo de Marinelli, y aunque muchos ponen en duda que California pueda sobrevivir como nación soberana, el movimiento "Calexit" ha llamado la atención de importantes ejecutivos de Silicon Valley.

Uno de ellos es el iraní Shervin Pishevar, uno de los primeros inversores en el servicio de vehículos Uber, quien ahora se ha propuesto lanzar su propia iniciativa, New California (California nueva), para lograr la independencia del estado.

"Es lo más patriótico que puedo hacer. El país se encuentra en una seria encrucijada", aseguró Pishevar en declaraciones al portal CNBC, donde describió su plan para que el estado se convierta en "catalizador para un diálogo nacional" ya que considera que EE.UU. ha alcanzado un "momento crítico".

En su opinión, el país necesita "afrontar los problemas sistemáticos que esta elección ha puesto de relieve".

El primer paso dado por Pishevar en esa dirección fue renunciar a su puesto en el Consejo Escolar Internacional J. William Fulbright, formado por doce personalidades directamente elegidas por el presidente de Estados Unidos.

En su misiva a Barack Obama, Pishevar alegó que no puede "servir con buena conciencia al presidente Trump".