10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 2 de septiembre de 2016, 10:41

Bryan Ferry: "El amor ha sido mi droga"

Madrid, 2 sep (EFE).- Con canciones como "Slave to Love", "For Your Pleasure" y "Love is the Drug", Bryan Ferry no lo puede negar: "El amor ha sido mi droga", reconoce el veterano músico y compositor británico, haciendo bueno el título de uno sus temas, tras una vida marcada también en lo artístico por sus relaciones.

"Las mujeres han sido una gran fuente de inspiración para mí. El amor lo ha sido en general durante toda la historia y, desde un punto de vista creativo, sufrir por amor es más productivo", afirma en una entrevista con Efe uno de los grandes seductores de la música y protagonista este fin de semana del Gibraltar Music Festival.

Nacido en el Washington inglés, en el seno de una familia trabajadora del condado de Durham, Bryan Ferry (1945) permanecerá siempre en la retina enfundado en un elegante esmoquin blanco, a la medida de unas canciones que, tras sus primeros tiempos como adalid del glam junto a David Bowie, le llevaron al terreno del "art rock".

Este estudiante de Bellas Artes asegura que "la sofisticación no es algo que haya buscado realmente" a lo largo de su carrera, pero sí "hacer cosas interesantes". Fue después de licenciarse cuando comenzó a escribir canciones y la música tomó un protagonismo cada vez mayor.

"Tan pronto como junté a Roxy Music, supe que la música era mi destino, que iba a ser gran parte de mi vida", cuenta Ferry sobre la que fuera mítica banda que integró, entre otros, junto al mítico productor Brian Eno.

De aquella etapa quedarán numerosos éxitos como "More than This", o las que hasta hoy son las canciones de las que más orgulloso dice sentirse: "In Every Dream Home a Heartache" o "Mother of Pearl".

Sin abandonar el grupo, inició su carrera en solitario en 1973 con "These Foolish Things", un álbum de versiones cuyo tema titular provenía de un elegante corte de los años treinta y que ayudó a cimentar a su alrededor la referida imagen de sofisticación, siguiendo la imaginería de sus "héroes de película".

Justo cuando más alto brillaba la banda, tras cosechar dos números uno consecutivos en ventas en Reino Unido con "Flesh and Blood" (1980) y "Avalon" (1982), Ferry decidió poner Roxy Music en modo de pausa.

"Quería hacer algo diferente. Para los artistas, trabajar siempre con el mismo equipo puede hacerles sentir constreñidos. Tenías ganas de colaborar con otros músicos, de otras aventuras", argumenta.

Ya en el nuevo siglo, volverían a reunirse para tocar e incluso hubo un conato de grabación de un nuevo álbum, operación abortada otra vez por Ferry. "Seguí mi intuición. No estaba muy emocionado con el proyecto", justifica, antes de precisar que parte de los esbozos de esas canciones terminaron en posteriores discos suyos.

En las últimas semanas asistió al funeral del primer representante de Roxy Music y allí coincidió con algunos de sus ex compañeros, como Paul Thompson, Andy Mackay y Brian Eno.

"El contacto se mantiene, pero no en el estudio. Creo que el capítulo de Roxy Music está cerrado", sentencia.

A los 70 años de edad, Ferry sigue apasionándose por su trabajo y vive, de hecho, una nueva etapa. En los últimos seis años ha lanzado tres discos: "Olympia" (2010), "The Jazz Age" (2012) y "Avonmore" (2014).

"Antes me resultaba más complicado compaginar las grabaciones y la composición con mis compromisos en directo, pero ahora disfruto mucho más las giras y de los lugares donde voy a tocar", cuenta Ferry, que en sus paradas por trabajo aprovecha para realizar algo de turismo y para "inspirarse".

Visitante asiduo del sur de España, sobre todo de Sevilla, este fin de semana viajará a Gibraltar para participar en un festival que también contará con Ne-Yo, Stereophonics, Travis, Jess Glynne, Europe, Los Secretos y Rosario, entre otros.

No volvía al peñón desde finales de los años 60, donde se encontrará con un profundo rechazo al "brexit". Él, conservador y apolítico, no tiene tan clara su postura.

"Fue un momento muy tenso de nuestra historia, con el país dividido. La primera ministra parece una persona muy segura y creo que hay que esperar para saber qué sucederá", afirma cauteloso.

Por Javier Herrero