24 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
viernes 23 de junio de 2017, 01:00

Acusaciones sobre violencia del 31 de marzo caldearon la sesión del Senado

Hubo un fuego cruzado nuevamente entre los pro y antienmienda por la quema del Congreso y el asesinato de Rodrigo Quintana. Petta cerró el micrófono a Oviedo Matto y recibió todo tipo de insultos.

Siguen abiertas las heridas entre los cartistas y sus aliados, y la disidencia y parte de la oposición por la frustrada enmienda y por los incidentes que se generaron con la quema del Congreso y el asesinato de Rodrigo Quintana.

Una vez más la sesión del Senado se convirtió en un ring entre ambos bandos que volvieron a acusarse mutuamente de todo lo ocurrido.

Fue el liberal Luis Alberto Wagner quien comenzó el discurso en defensa de uno de los detenidos Stiben Patrón, a quien calificó de preso político. Volvió a recordar todos los antecedentes de los hechos del 31 de marzo pasado.

El cartista Juan Darío Monges ironizó diciendo que algunos se erigen como ministro de la Corte, en abierta alusión a su colega liberal, y alegando que estaba harto.

Refirió que la conducta de la minoría evitó que la gente tenga participación y que el temor hacia la enmienda era dar oportunidad a Fernando Lugo y Horacio Cartes.

"El presidente que forma parte de la minoría irracional ni se preocupa de esclarecer los hechos. Los representantes de la bancada colorada ratificamos que se investigue, y que la Fiscalía se ponga los pantalones largos", remarcó.

El liberal Miguel Abdón Saguier sostuvo que se trataba de un tema reiterativo lo de la enmienda, insistiendo que no era el procedimiento para que proceda la reelección.

Enojo. Jorge Oviedo Matto, del Unace, en su intervención sostuvo: "Hova'atãitereíma ko (es muy caradura) senador Luis Alberto Wagner". Fue interrumpido por Eduardo Petta, quien ejercía la presidencia del Congreso por ausencia de Roberto Acevedo. Le explicó que de acuerdo al reglamento interno no haga alusión a ningún senador. Esto molestó al oviedista, quien le retrucó: "Usted no me va a prohibir. No es cierto. Puedo nombrarlo y pido disculpas. No le gusta lo que voy a decir. Usted es el grupo de piromaniacos".

Entonces Petta pidió que se le cierre el micrófono y la sesión se convirtió en un hervidero donde todos los insultos eran para el disidente.

"Usted está de ida. Mentiroso y cobarde. Te vamos a revisar todo lo que hiciste. Tu funcionaria cobraba en la Municipalidad (Miriam Arroquia). Sinvergüenza, maleducado", le gritó desde su banca Oviedo Matto. Luego se sumó a los gritos la liberal Zulma Gómez. "Ladrón de cuarta. ¿Usted qué se cree? Quieren darnos cátedra de moralidad. Váyanse a la justicia. Imputados", le gritó Zulma, y también a Desirée Masi le recordaron que su marido Rafael Filizzola está imputado.

Petta llamó a un cuarto intermedio hasta que se calmen los ánimos y defendió lo que establece el reglamento sobre alusiones improcedentes.