Política

Villamayor se lava las manos y aboga por cambios en ley policial

Durante seis horas en el Senado se dio un pimponeo de preguntas y respuestas como parte de la interpelación al ministro del Interior. Hubo reclamos sobre inseguridad y el crimen organizado.

Los hechos de inseguridad que van desde asaltos callejeros hasta la crisis en torno al crimen organizado fueron algunos de los puntos centrales durante la interpelación al ministro del Interior Juan Ernesto Villamayor, en Senado, ayer.

Hubo un pimponeo de preguntas y respuestas por parte de senadores de distintos sectores que hizo que la sesión extraordinaria se extienda por seis horas.

Villamayor prácticamente se lavó las manos y tiró el fardo a otros entes, y hasta aprovechó para hacer lobby por un proyecto de modificación de la Ley Orgánica de la Policía Nacional que está en la Cámara de Diputados.

Sostuvo que esa propuesta le permitirá tener una mayor injerencia a la hora de tomar decisiones. “No tengo atribuciones para ejercer el poder que se me está reclamando”, fue su justificación.

En lo que correspondía al caso de las penitenciarías así como el rescate a Samura en la Costanera Norte, responsabilizó al Ministerio de Justicia y a la Senad.

En cuanto al caso de las denuncias de abigeatos, pasó la posta a Senacsa.

Sobre el caso específico del comisario Félix Ferrari, quien fue una víctima en el caso de Samura, indicó que contaba con chalecos antibalas pero que no cargó en el auto.

Alegó que probablemente el uniformado no tenía conocimiento de la envergadura del traslado, pero que a partir de ese hecho se dispuso la obligatoriedad del uso de los chalecos antibalas.

Manifestó que la destitución del comandante y del subcomandante no fue por el caso Samura, sino por falta de resultados en el control de los desarmaderos y la venta de celulares robados.

Hizo referencia a las estadísticas sobre la cantidad de miembros del crimen organizado que son pasibles de expulsión del país.

Detalló que son 636 los extranjeros pero que no tienen orden de captura en Brasil por lo que el temor es que puedan quedar en libertad en caso de que sean extraditados.

Nuevamente, como en la mayoría de sus intervenciones, volvió a hacer referencia a la falta de presupuesto, infraestructura, equipos y personal, pero que esa es la realidad con la que debe trabajar.

Abiertamente manifestó a los senadores que espera que la preocupación de los mismos hacia la inseguridad se traduzca en apoyo.

Mencionó que en el Ministerio del Interior cuentan con un solo aparato de escucha que fue adquirido en el 2009, y pidió que se dejen de lado los fantasmas.

“Las fantasías que rodean a la gestión, lamento mucho, no tienen asidero real, pero tenemos derecho a pensar”, indicó a los parlamentarios.

A pedido de los mismos, también expuso sobre las estadísticas en torno las bajas del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Indicó que ese trabajo está en manos de la FTC (Fuerza de Tarea Conjunta), con la cual el Ministerio del Interior coopera y coordina pero que no es su responsabilidad.

Hubo también consultas sobre el caso de Darío Messer. Fueron Desirée Masi y Jorge Querey los que pidieron más detalles sobre su detención.

Villamayor refirió que los organismos de seguridad no se preocuparon por el listado de sus propiedades sino solo por las coordenas, y que al final se pudo llegar a él mediante cruzamiento telefónico.

Otro punto que formó parte del reclamo tenía que ver con el atraco de los policías a la sede del PLRA y el asesinato de Rodrigo Quintana.

El ministro alegó que no hubo ninguna investigación sobre el caso y que se está interiorizando sobre el comisario Tomás Paredes Palma.

Tras las 25 preguntas específicas, y las repreguntas finalmente el presidente del Congreso Blas Llano levantó la sesión. Villamayor agradeció a los senadores.


Cartistas y efrainistas adelantan el voto de censura para el ministro
Luego de la sesión extraordinaria de la Cámara Alta, ya se dio el anuncio al apoyo al voto de censura por parte de los referentes del cartismo hacia el ministro del Interior Juan Ernesto Villamayor.
El senador del citado sector Antonio Barrios abiertamente anunció la postura que tendría su bloque y que incluso se presentaría ya en la sesión de hoy el documento.
Dentro del efrainismo también tendrían la misma postura. Al menos así lo anunció Eusebio Ramón Ayala.
El mismo manifestó su disconformidad a Villamayor, a quien exigió que le responda cuándo realmente el gobierno pensaba combatir la inseguridad en el país.
Dentro del Frente Guasu, fue Hugo Richer quien hizo énfasis en que el voto de censura es un mensaje político al presidente de la República, en este caso Mario Abdo.
Los de Patria Querida, que se sintieron tocados, con relación al secuestro de uno de sus senadores, Fidel Zavala, ya anunciaron que no acompañarán una censura.
En cuanto a los demás sectores, como Hagamos, el PDP y los llanistas estarían analizando en bancada cuál va a ser el sentido de su voto.
Los que no disimularon su satisfacción con la exposición de Villamayor fueron los senadores del abdismo.


Sin los cambios dentro de la Ley Orgánica Policial, no tengo atribuciones para ejercer el poder que se me está reclamando.

Hay localidades que se quedan 5 horas sin patrulleras, cuando hay que dar algún tipo de seguridad y escoltar.

El Ministerio del Interior cuenta con un centro de monitoreo de interceptación legal desde el 2009. No existe ningún otro.

La Comisaría Primera tiene chalecos antibala. No lo cargó en el auto (el comisario Félix Ferrari).

Juan Ernesto Villamayor,
ministro del Interior.

Dejá tu comentario