22 may. 2024

Urge corregir los desaciertos de la educación en modo Covid

La reanudación de las clases virtuales luego de la pausa invernal debe servir para intentar corregir los numerosos desaciertos ante la pandemia del Covid-19. La educación en el Paraguay ya arrastraba una grave crisis cuando sobrevino la cuarentena por el coronavirus y todo se volvió aún más complicado, con miles de estudiantes que no han podido aprovechar positivamente las lecciones impartidas. La gestión del ministro Eduardo Petta sigue teniendo un aluvión de críticas, incluyendo haber recibido un voto de censura en el Senado, pero el presidente Abdo Benítez lo sostiene contra viento y marea. Es de esperar que los diversos sectores de la comunidad ayuden a que el 2020 no sea un año perdido en materia educativa.

El sistema educativo paraguayo ya arrastraba una larga crisis desde antes de que se produzca la pandemia del Covid-19, que, entre otros diversos sectores, también afectó gravemente a los centros de enseñanza del país, obligando a suspender las clases presenciales en las escuelas, los colegios secundarios y en las universidades, llevando a improvisar un sistema de clases virtuales a distancia, a través de plataformas en internet o con el uso de medios masivos de comunicación.

La situación de las restricciones impuestas ante la cuarentena por el coronavirus generó una crisis todavía mucho mayor, especialmente en sectores rurales y marginales más humildes de la población, en donde existen precaria infraestructura, limitados recursos docentes y graves problemas de interconectividad.

Desde antes de la pandemia, en las últimas dos décadas, los estudios internacionales sobre educación venían situando al Paraguay entre los peores lugares a nivel mundial.

En 2018 había sido considerado entre los países más atrasados en la escala realizada por el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos para el Desarrollo (PISA-D).

La gestión del ministro de Educación, Eduardo Petta, que ya venía arrastrando diversas críticas por sus muchos desaciertos y su estilo autoritario en el primer año al frente de la cartera, generó aun mayor rechazo por parte de sectores de la sociedad y en especial de la comunidad educativa, en medio de la pandemia.

En mayo último, tras responder a una interpelación en el Congreso Nacional, mereció un voto de censura por parte de la Cámara de Senadores. Pero esto no trajo cambio alguno.

A pesar de no ser vinculante, la medida fue considerada como una reprobación política a su conducción ante la crisis. Semanas después, la Cámara de Diputados rechazó la decisión del Senado y otorgó su voto de confianza a Petta. Ignorando los muchos cuestionamientos, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, ha decidido sostener a su ministro de Educación contra viento y marea, hasta ahora.

En este contexto, el retorno desde ayer a las clases virtuales por parte de casi 1.500.000 estudiantes del sistema público y unos 330.000 del sector privado, luego de una pausa que equivale a las tradicionales vacaciones de invierno, genera muchas preguntas.

No existe aún claridad sobre el sistema con el que se tomarán y evaluarán los exámenes, se reclama la falta de un plan de contingencia ante la actual situación de pandemia y se exige la edición de materiales impresos para los estudiantes y docentes que carecen de conectividad a internet, entre varios otros puntos pendientes.

A pesar de que el ministro Eduardo Petta insiste en que el sistema educativo paraguayo es “inmejorable”, las carencias tecnológicas y de infraestructura no resueltas y la falta de un mayor espacio de diálogo para consensuar los principales conflictos conspiran para que se puedan superar los muchos escollos en que se desenvuelve actualmente la enseñanza.

Es de esperar que los diversos sectores de la comunidad ayuden a que el 2020 no sea un año perdido en materia educativa.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.