01 mar. 2024

UNA planea iniciar la producción de aceite de cannabis en 2020

Foto UH Edicion Impresa

Foto UH Edicion Impresa

La Universidad Nacional de Asunción (UNA) “tiene todas las condiciones propicias para instalar una producción de aceite de cannabis”, afirmó el Dr. Javier Barúa, director de la Dirección General de Investigación Científica y Tecnológica (DGICT), en la antesala al primer conversatorio en el campus universitario. “Perspectivas y oportunidades para el estudio y la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados”, se denominó esta cita –realizada el viernes último– en la que participaron distintos referentes en la materia.

Solo faltan la licencia y plata para iniciar la producción. “Lejos no estamos. Podemos pensar que ya el año que viene podríamos intentar hacer pruebas pilotos para avanzar hacia una producción estable”, refirió al suscribir que “depende de la financiación”.

“El año que viene podríamos intentar porque se requiere también una autorización del Ministerio de Salud Pública (MSP). Tendríamos que establecer de un perímetro en una zona controlada y empezar a investigar cuáles son las que mejor funcionan, con rendimiento apropiado y elaborar un presupuesto. En este momento, no existe un presupuesto de cuánto costaría”, completó.

El Programa Nacional para el Estudio y la Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus Derivados (Proincumec), creado a instancias de la Ley 6007/17, estipula la provisión del aceite de cannabis a los usuarios interesados. Por lo que, en palabras de Barúa, el mismo Ministerio “debería propiciar que esa producción se haga en la Universidad Nacional lo más pronto posible”.

PROVISIÓN. A su criterio, la UNA puede desde el sector público garantizar el producto al programa, tal como lo establece la citada normativa que contempla la creación de un registro de usuarios para proveer gratuitamente del aceite. “En la UNA hay campos experimentales, existen profesionales apropiados, existen condiciones para instalar plantas de extracción de producción de aceite y hay capacidad para realizar el control de calidad del aceite”, apuntó Barúa.

Por lo demás, existen varias empresas privadas que están interesados en la producción del cannabidiol, como se denomina a la droga. “El sector privado probablemente va a avanzar hacia una producción con fines de exportación. Y la ley prevé que hasta un 2% de su producción sea destinado al programa nacional”, lanzó.

Cannabis Medicinal Paraguay (Camedpar) tiene censadas a 301 personas a la espera del aceite, cuya acción paliativa se comprobó en epilepsia refractaria y en la esclerosis múltiple. “Ojo: No cura nada, pero sí es paliativo. Tiene muy buena respuesta en aliviar el dolor”, comparte el Dr. Miguel Ángel Velázquez, conocido como Dr. Mime.


La UNA tiene todas las condiciones propicias para instalar una planta de producción del aceite.
Javier Barúa,
director de la DGICT.

Todavía no se elaboró un registro de usuarios, porque aún no se definió qué tipo de patologías estarán en este programa.
José Cardozo,
director de Vigilancia.

Lista de patologías para el tratamiento
El Dr. José Cardozo, director de Inspección y Vigilancia del Ministerio de Salud Pública, explicó que en unos meses ya se definirán cuáles serán las patologías que van a entrar en el mencionado programa nacional. “Hay un periodo de implementación del sistema de producción e industrialización controlada; eso tendrá un corte dentro de tres meses. Ahí se tomará la decisión de cuáles serán las patologías incorporadas al programa porque no se consideró que serán proporcionadas a todo tipo de pacientes”, explicó. Esto, en virtud a que “no existen todavía muchos ensayos clínicos que nos indiquen la efectividad o la eficacia en ciertos tratamientos”, remató.


Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.