19 jul. 2024

Una latita de cerveza basta para dar positivo en el alcotest

Conducir luego de beber un vaso de cerveza puede significar una multa de más de G. 1 millón. Tras beber 6 latas el conductor, además de la sanción monetaria, puede ser procesado judicialmente.

locales_456596_6840899.jpg

Controles de la Policía Caminera y la Policía Nacional a automovilistas en las rutas y calles.

Foto: Rudy Lezcar (Archivo Última Hora/03-01-10).

Por Jorge Lombardo | jlombardo@uhora.com.py

Beber una lata de cerveza es un acto que en apariencia resulta totalmente inofensivo. Su envoltorio de aluminio exuda frescura con el fin de atraer a quien busca aplacar la sed o reducir el impacto del intenso calor. Claro que su publicidad va más allá, y promete interminables paraísos terrenales.

Pero en la vida real, beber el contenido de una latita de cerveza antes de subir al volante significa con seguridad dar positivo en una prueba de alcotest.

Solo 330 mililitros de la citada bebida equivalen a 0,08 gramos/litro de alcohol en la sangre, según lo manifestó el director de la Policía Caminera, Eduardo Petta.

“Hay que recordar que el Código Procesal Penal no habla de cantidad de alcohol en la sangre, sino que habla de la presencia del alcohol en la sangre, y la mínima presencia ya dispara la posibilidad de cualquier percance”, explicó.

Distintos grados

La prueba de alcotest tiene diferentes grados, comenzando desde el cero hacia arriba, y las penas están relacionadas a los números que resultan (ver info).

los numeros del alcotest - una latita de cerveza basta para dar positivo en el alcotest.jpg

Las implicancias de conducir bajo los efectos del alcohol.

Infografía ÚH.

Por ejemplo, si se detecta que un conductor dio de 0,08 a 0,10 g/lt de alcohol en la sangre, tiene derecho a repetir el procedimiento en diez minutos, y puede dar negativo en el segundo intento.

Sin embargo, si el conductor dio 0,40 g/lt, inevitablemente debe abonar una multa y, además, su caso se deriva a la Fiscalía, con lo cual se inicia un proceso judicial.

El grado de alcohol se detecta mediante el aliento etílico que sale de los pulmones donde anteriormente circuló la sangre que ya fue afectada por el alcohol.

En el último control del fin de semana, 7 de cada 10 conductores dieron positivo a la prueba de alcotest.

Petta informó que están trabajando en un proyecto para que las multas estén acordes a la cantidad de alcohol en la sangre, ya que actualmente, al dar positivo, el conductor debe pagar un monto fijo de G. 1.040.000, independientemente del grado que marcó en el medidor del alcotest.

Por su parte, la doctora Ana Carolina de Fiandro, jefa de Epidemiología del IPS, también confirmó, a través de un comunicado, que una sola lata de cerveza de 300 ml es suficiente para dar positivo en la prueba de alcoholemia.

Argumentó que no existe un límite seguro con el alcohol, ya que todo consumo se traduce en un riesgo.

“Se trata de la seguridad de las personas, por eso es un tema serio que merece ser tomado como tal; aquí está en juego la vida de las personas”, añadió, por su parte, Petta.

Control es infalible

Ni monedas bajo la lengua, ni beber agua en grandes cantidades, ni mascar chicles o meter a la boca un caramelo sirven para engañar al detector de alcohol en la sangre. Hasta el afamado programa norteamericano Cazadores de mitos dedicó un capítulo entero para analizar la posibilidad de burlar al aparato. Sin embargo, llegaron a la conclusión de que ello era imposible.

En Paraguay, las personas que se niegan a soplar el aparato son tras-ladadas a la comisaría más cercana, en donde mediante orden de un fiscal se les realiza una prueba de sangre. “Es peor si la gente se resiste”, dijo al respecto Eduardo Petta, titular de la Caminera.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.