25 feb. 2024

Una gran pasión por los barcos que se traduce a pequeña escala

Con el uso de varios materiales, precisión y mucha paciencia, Humberto Sánchez da forma a pequeños barcos, réplicas exactas de históricos navíos, tanto nacionales como internacionales.

Pequeñas versiones de vapores, buques, barcos y navíos son creados por Humberto Sánchez, un amante de las embarcaciones que con mucha paciencia, dedicación y precisión crea maquetas exactas de estas.

La afición por crear maquetas surgió hace muchos años entre las décadas del 80 y 90, cuando todavía era niño y su padre era un lector asiduo de la revista mensual Mecánica popular, que contaba con una sección dedicada a barcos, aviones y autos. En las páginas se presentaba modelos de estos transportes. “Tenías que diseñar con lo que había en la época, cartones y otros materiales”, recuerda Sánchez.

De aquel entonces hasta ahora, el modelista cuenta en su haber con versiones de vapores de la Guerra Guasu como el Piravevé, Paraguarí y el Yporá; el Tacuari, buque insignia de la armada paraguaya; Blas Garay y Guaraní, barcos de la flota mercante; etc. “A nivel de barcos internacionales, el SS Volendam, que trajo a los primeros colonos a Paraguay; el Titanic; Submarinos U-boot; y destructores británicos, polacos, rusos y de los Estados Unidos”, cita el artista de 45 años.

Para la elaboración de las piezas, que pueden extenderse por varios meses, Sánchez menciona que es fundamental contar con planos a escala y fotografías nítidas.

“Debemos sacar las cuadernas y quilla para elaborar el casco. A partir de ahí se pasa a las partes de las cubiertas”, detalla el modelista, al destacar que siempre se comienza por las piezas grandes y luego se prosigue con las más pequeñas que hacen a los detalles. En ese sentido, el artista menciona que utiliza varios materiales, como mdf, madera balsa, poliestireno de alto impacto, poliuretano expandible, entre otros, para crear las piezas hechas bajo la técnica de modelismo scratch.

Pasión. “La mayor satisfacción fue participar y ganar en un concurso naval en Perú e imponerme en mi categoría, sobre todo con barcos paraguayos e históricos como el Tacuarí y Piravevé”, destaca sobre la alegría proveída por el hobby, el modelista que trabaja en un puerto privado en el área de vehículos 0 Km.

El artista participó en el 2021 del 3° y del 4° Concurso Internacional Virtual de Modelismo Naval. En el primero, obtuvo el primer puesto en la categoría de Materiales diversos – Militares – Vapores con su modelo del Vapor Tacuarí y el segundo puesto en la misma categoría con su réplica del Vapor Piravevé, mientras que en la cuarta edición del certamen obtuvo el segundo puesta en la categoría Diversos – Scratchbuild – Carga con su versión del Mercante Blas Garay.

Al aludir sobre el componente histórico que se encuentra en su trabajo, el artista señala que “en Paraguay necesitamos un museo naval, como tiene todo país con rica historia”; y en ese sentido argumenta que la nación cuenta con vasto antecedente en el área y que las autoridades responsables deberían llevar adelante esta iniciativa de modo a que todos los paraguayos puedan conocer ese aspecto de la historia nacional.

Aquellos que estén interesados en conocer más sobre el trabajo del modelista Humberto Sánchez pueden ver sus maquetas en la fanpage Maquetas Navales Paraguay o contactar con el artista a través del celular: (0986) 684–718.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.