27 feb. 2024

Un tribunal acepta denuncia contra ex juez Moro por daños a Petrobras

La demanda contra el ex magistrado sostiene que incurrió en conductas atentatorias al patrimonio público y la moralidad administrativa, con severos impactos en la economía del país.

Un tribunal de Brasilia aceptó una denuncia contra el ex juez Sergio Moro por los supuestos perjuicios económicos causados a Petrobras por Lava Jato, investigación que desveló una vasta trama de corrupción en la petrolera estatal.

La decisión que acepta la demanda fue proferida por el magistrado Charles Renaud el lunes, y fue presentada por diputados del Partido de los Trabajadores (PT), que lidera el ex presidente Lula da Silva, quien pasó 580 días en prisión condenado por Moro en el ámbito de la Lava Jato.

La denuncia sostiene que Moro incurrió en conductas atentatorias al patrimonio público y la moralidad administrativa, con severos impactos en la economía del país y en su estabilidad democrática e institucional.

La Lava Jato, que se extendió por una decena de países de América Latina y África, condenó a prisión a un centenar de personas, entre ellas a Lula, pero muchos de los procesos fueron luego anulados por la Corte Suprema de Brasil, debido a problemas de jurisdicción. El Supremo estableció finalmente que los juicios promovidos por Moro no podrían haber cursado en el tribunal de Curitiba que dirigía el entonces magistrado, quien además, de acuerdo con esa misma alta corte, no fue imparcial en los procesos movidos contra Lula.

Esos juicios, así como las condenas impuestas a Lula, fueron anulados y debían reiniciar en cortes de Brasilia, que en el último año rechazaron las denuncias y le abrieron la puerta al ex mandatario para volver a postular a la presidencia en las elecciones de octubre, para las que figura como máximo favorito.

La denuncia de los diputados del PT pide que la Justicia obligue a Moro a resarcir al Estado brasileño por el supuesto perjuicio económico causado a Petrobras, aunque no establece una cifra.

En el 2018, Moro renunció a la judicatura y aceptó una oferta del ultraderechista Jair Bolsonaro, quien ganó las presidenciales de ese año, para ocupar el Ministerio de Justicia. Sin embargo, renunció al Gobierno, en abril de 2020, enemistado con el actual mandatario, e intentó ser candidato presidencial para los comicios de octubre.

El ex magistrado llegó a situarse en tercer lugar en los sondeos, con poco más de 10% de la intención de voto, pero los sectores políticos de derecha a los que se unió acabaron por descartar su nombre como posible candidato a la presidencia.

En una nota divulgada el martes, Moro calificó la demanda del PT de risible y aseguró que se defenderá y probará su inocencia. “Todo el mundo sabe que lo que perjudica a la economía es la corrupción y no el combate a ella”, sostuvo.

CAÍDA DE ACCIONES. Las acciones de la brasileña Petrobras cedieron más del 4% antes de recuperar terreno en la Bolsa de São Paulo, tras el anuncio en la víspera del nuevo cambio de presidente de la compañía por parte del Gobierno, el segundo en un mes y medio.

La reacción del mercado, que se replicó en los papeles que cotizan en la Bolsa neoyorquina (-4,28%), refleja la preocupación de los inversores a una posible intervención del Estado, accionista mayoritario de Petrobras, en su política de precios de los combustibles.

Aunque se trata de una compañía autónoma, el gobierno de Jair Bolsonaro intenta contener sus repetidas alzas, que impactan en el electorado a menos de cinco meses de los comicios en los que buscará un segundo mandato.

Las acciones ordinarias de la empresa caían 2,85% a 34,40 reales en la plaza paulista, luego de ceder una hora antes hasta 4,15%, a 33,93 reales.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.