País

Trasladan local del Indi ante bloqueo de nativos

 

Se alarga la crisis en el Instituto Paraguayo del Indígena (Indi). El grupo de nativos que exige la cabeza de la titular de la cartera de Estado, Ana María Allen Dávalos, mantiene el bloqueo de la casa matriz.

“Nosotros ya nos mudamos. Ya desalojamos el local administrativo que el Indi tenía sobre la calle Colón. Este mes se había rescindido el contrato, teníamos que desalojar el 14 de este mes. Ahora mismo estamos viendo dónde vamos a ir todos en un solo local alquilado”, refirió Tina Alvarenga, asesora de la presidencia del ente rector.

Buena parte de los funcionarios –señaló– trabajan desde una oficina provisoria, cuya dirección prefirió no revelar para evitar que el conflicto se traslade allí.

Esta semana, dos presidentas de las comisiones de pueblos originarios, de Diputados y el Senado, se constituyeron frente al Indi para procurar un acuerdo y liberar los accesos al local. Pero los indígenas no dan el brazo a torcer. Si bien salió una orden fiscal para desalojar el acceso al ente, Alvarenga señaló que seguirán apostando al diálogo. “Lo que menos queremos es enfrentamiento y violencia”, dijo.

Tienen previsto –contó– alquilar durante uno o dos años algún edificio, mientras se reacondiciona la antigua casona de la calle Don Bosco que sirve de casa matriz del Indi y que hace once días se encuentra bloqueada. “Por el momento ya no volvemos, ese espacio se tiene que arreglar porque gotea. Es también una ocasión para poner en condiciones ese local que se viene abajo porque no estaba dando las condiciones mínimas”, apuntó.

Arreglo. Otro grupo, compuesto por 15 líderes del pueblo Chamacoco y de otras etnias, que respaldan la gestión de Allen Dávalos, requirió G. 1.500.000, para cada uno, de modo “a cubrir gastos de pasaje y estadía”. Es que hace una semana habían llegado a Asunción y como el Indi estaba cerrado no pudieron acceder a sus pedidos de reposición de viáticos. La titular del ente rector “les dijo que no tenía”, y el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, resolvió salomónicamente entregar la suma de G. 1.000.000, a la mitad de ellos. Velázquez “puso de su bolsillo G. 7 millones”, indicó Jazmín Román, jefe de prensa de la Vicepresidencia. “Del resto se encargó el Indi”, refirió tras consultar con el vicepresidente sobre el pacto en el que hizo de árbitro. “Aparte, les compró unos víveres”, dijo.

A contrapelo, Epifanio Caballero, uno de los líderes de la protesta frente al Indi, reclamó que no fueron recibidos ayer por el vicepresidente.

Tanto monseñor Melanio Medina como Adalberto Martínez, presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya, acordaron en la víspera, con ellos, abrir una mesa de diálogo para el próximo lunes.

Dejá tu comentario