Política

Terna de fiscales para el Este deja entrever lujos e injerencia política

Desde la declaración jurada de 2015, el fiscal Humberto Rosetti incrementó considerablemente su patrimonio. Este pugna con Nelson Ruiz y Alba Delvalle para el cargo de fiscal adjunto en el Este.

De la terna para designar al fiscal adjunto en Alto Paraná, tanto Humberto Rosetti como Nelson Ruiz y Alba Delvalle tendrían ataduras políticas, fallos dudosos y un incremento bastante importante en su patrimonio del primero de los nombrados.

La situación patrimonial de Rosetti no condice con su declaración jurada del año 2015, donde solo presentó inmuebles en Caacupé, pero ahora estaría ocupando una mansión en el Paraná Country, lujoso club ubicado muy cerca de la capital del Alto Paraná.

Los fiscales tienen, de hecho, fuerte apoyo político. Se endilga a Rosetti el apoyo directo de la fiscala general Sandra Quiñónez. A Ruiz le estaría apoyando el vicepresidente Hugo Velázquez, aunque él lo desmintió, y a Delvalle directamente el clan Zacarías Irún. Así se menciona en los pasillos tribunalicios.

Respecto a Rosetti, se sabe, luego de que se hayan hecho públicas las declaraciones juradas de funcionarios del Estado, que ya en el 2015 dijo que vivía en la ciudad de Santa Rita, y tenía activos por valor de G. 676 millones.

También declaró tres propiedades por valor de G. 556 millones en total en Caacupé, descriptas como granja.

También manejaba un vehículo Mercedes-Benz, pero algunos ahora lo han visto en autos de alta gama, cuyos costos superarían ampliamente sus ingresos como fiscal. Estaría apoyado fuertemente por la fiscala Sandra Quiñónez, quien lo apadrina.

De hecho, es fiscal de la Unidad Especializada de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo del Ministerio Público, asignado por la titular del Ministerio Público.

Rosetti viviría de manera ostentosa y en varios grupos de WhatsApp de la zona fronteriza se muestra el lujo con el que se movería. Según sus conocidos, vive en una residencia exclusiva del Paraná Country (ver foto), donde viven empresarios esteños y algunos parlamentarios, como la senadora liberal Zulma Gómez.

La vivienda costaría entre USD 200.000 y USD 300.000, teniendo en cuenta la vista al río. Sobre la situación de la casa quisimos hablar con Rosetti, pero no contestó.

“¿A quién pertenece la mansión donde hace poco se mudó? Hay una construcción nueva y vehículo de alta gama que posee en el lugar”, refieren denunciantes que prefieren el anonimato.

Rosetti tiene además varias denuncias, dos de las cuales le dieron curso tanto el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrado (JEM), con suspensión primero y luego el apercibimiento en el 2011. Se cuenta que tiene relaciones con el cartismo a través de su hermano, quien habría trabajado con el abogado Pedro Ovelar.

OTROS TERNADOS. Por su parte, el fiscal Nelson Ruiz Medina también es cuestionado por su supuesto vínculo con el vicepresidente de la República, así como por algunos casos sonados.

Precisamente, desde el Colegio de Abogados de Alto Paraná plantaron la versión de que Ruiz contaría con apoyo de la cúpula del Ejecutivo. Mauro Barreto, titular gremial, dijo que Velázquez busca extender influencia en la zona.

Consultado sobre dicho comentario, Ruiz negó de forma categórica: “Lo que refiere entiendo yo el representante de abogados de CDE, niego categóricamente. No soy amigo ni frecuento al vicepresidente. Sí lo conozco porque prestó también funciones en el Ministerio Público por varios años, es conocido de la facultad, pero no soy amigo íntimo de él ni de su círculo áulico como quieren presentarme a mí. Hacían alusión a que cuando Hugo Velázquez estuvo en CDE yo conformaba su primer anillo, cosa que es falsa porque no estuve allí en la época que él se desempeñaba”, afirmó.

La tercera ternada, la fiscala Alba Delvalle, también tiene cuestionamientos, como que supuestamente obró para que Zacarías Irún resulte sobreseído en su reciente causa, dado que supuestamente guarda amistad con Ricardo Preda, abogado del senador.

Además, los trámites en su despacho serían muy lentos, por lo que aportaría a la mora judicial.


Rosetti se defiende, pero es muy criticado
Humberto Rosetti, fiscal de la Unidad Anticontrabando del Ministerio Público, fue asignado por Sandra Quiñónez, luego de deambular por unidades fiscales de delitos comunes, tras los cuestionamientos a su desempeño como fiscal de marcas.
El fiscal afirmó que el único apoyo que tiene es institucional, tras la versión que corre de que tendría supuesto padrinazgo político para su nombramiento como fiscal.
En la Unión Industrial Paraguaya hay quejas sobre él. El gerente de Lucha Anticontrabando, Édgar Cuevas, se quejó de que en la zona el contrabando goza de muy buena salud.

Dejá tu comentario