01 mar. 2024

Tacumbú: Detienen a interno que huyó junto a Gordito Lindo

El Ministerio de Justicia comunicó la recaptura de Salvador Martínez Bazán (30), quien estaba privado de libertad en el penal de Tacumbú y se fugó el 29 de mayo pasado. Escapó vestido de mujer y salió por el portón principal del penal, usando la misma estrategia de Gordito Lindo, apodo de César Ramón Ortiz.

Salvador era uno de los hombres más buscados por la Policía desde su fuga.

En la noche del domingo, agentes de la Comisaría 12 Posta Ybycuá lo detuvieron en Capiatá, luego de una persecución policial.

El hombre circulaba en la vía pública a bordo de una motocicleta de la marca Kenton con un acompañante.

Martínez Bazán intentó volver a huir de las autoridades acelerando al máximo su motocicleta siendo perseguido por los uniformados.

Debido a la alta velocidad, el conductor no pudo controlar la dirección del biciclo en una pronunciada curva y cayó a una cuneta.

Su acompañante consiguió huir de las autoridades, corriendo.

Pero Salvador no pudo hacer lo mismo debido a los golpes que recibió en la fuerte caída y fue atrapado por los intervinientes.

Posee varios antecedentes por robo, integrando bandas de delincuentes, algunas de ellas lideradas por ex policías. Se lo considera miembro del clan Rotela.

Uno de los hechos por los cuales fue procesado sucedió en la localidad de Caacupé, en el local de una distribuidora donde actuó con mucha violencia, según el informe policial. Quedó implicado porque el hecho fue captado por cámaras de seguridad.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.