País

Suspicaz error: Dinavisa casi autoriza medicamento que no figuraba en lista

En la emergencia sanitaria se solicitó autorización para la compra de un producto farmacológico que no estaba entre los que debían ser adquiridos. Desde Dinavisa, sostienen que fue un error administrativo.  

Lenalidomida se denomina el medicamento que no figuraba en la lista de los fármacos e insumos para ser adquiridos en régimen especial en la pandemia. Dicho producto es utilizado en tratamiento para pacientes con cáncer.

En diciembre del año pasado, el Poder Ejecutivo, a través del Decreto 6533, volvía a prorrogar el régimen especial en el impuesto al valor agregado (IVA).

Dicho régimen favorecía a la importación y enajenación en el mercado local de las vacunas, medicamentos e insumos dentro de la emergencia sanitaria a causa del Covid.

En el listado aparecían 157 insumos, medicamentos, dispositivos de diagnóstico y reactivos. No aparecía la lenalidomida.

Sin embargo, el producto también habría podido beneficiarse con la prórroga del régimen especial, según una denuncia que llegó a ÚH.

Desde la Dirección de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), aseveraron que la inclusión del fármaco oncológico se trató de un error administrativo.

“Lo que pasa es que hubo una confusión y ese registro fue anulado. La confusión se debió por un error nuestro, interno. A la semana ya fue corregido”, sostuvo la doctora María Antonieta Gamarra, directora de Dinavisa.

Con la corrección hecha, dicho producto no fue incluido en la lista, reafirmó.

La lenalidomida es distribuida por seis laboratorios en el país. Una caja con 21 cápsulas tiene un costo entre los G. 70 y 86 millones, según el detalle brindado por Dinavisa. La entidad es la encargada de la verificación y autorización de medicamentos en el país.

LUPA. El hecho denunciado generó suspicacia, considerando los casos que suelen darse en la administración de la cosa pública.

Sobre todo, teniendo en cuenta que aún está todo muy fresco con lo ocurrido durante los primeros meses de pandemia.

En ese entonces, sonados casos de corrupción, bajo la emergencia sanitaria, sacudieron los cimientos del Gobierno en pleno preparativo para hacer frente a la pandemia.

De entrada las sospechas de corrupción le costaron el cargo al ex titular de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) Édgar Melgarejo.

El ex titular del ente aeronáutico había dejado el cargo luego de haber adquirido 4.000 unidades de tapabocas a un costo de G. 29.900 cada uno. El precio por el cual se ofertaba al público dicho insumo estaba en G. 15.000.

En ese tiempo también tuvo que dejar el cargo Patricia Samudio, ex titular de Petropar.

El llamado a licitación para la compra de mascarillas N95, durante la administración de la ex presidenta, se realizó el 17 de marzo de 2020.

Aunque el costo máximo fijado por Petropar fue de G. 25.000, finalmente se terminó pagando la suma de G. 38.000 por cada mascarilla.

El valor total de la operación fue de G. 359.700.000. Dentro de la licitación, también se incluyeron alrededor de 5.000 unidades de agua tónica, además de termómetros a G. 1.700.000 cada uno.

Pero el caso que tuvo mayor repercusión y golpeó de gran manera al gobierno de Mario Abdo fue el de los insumos chinos, durante la administración del ex titular de Salud Pública Julio Mazzoleni.

La fallida operación, que terminó con la cancelación del contrato y la devolución de la entrega inicial del dinero, sembró desconfianza en la población.

El monto de todo el contrato superaba los G. 85.000 millones. Salud destinó G. 17.000 millones, para el 30% de la carga total.

Sobre todo porque el cargamento, que consistía en millones de tapabocas y otros insumos de bioseguridad, habrían servido para abastecer al sistema público. Esto se daba en un panorama donde a nivel mundial dichos productos escaseaban.

Dejá tu comentario